+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Tejer un negocio

La empresa española We Are Knitters ha convertido un proyecto de venta electrónica de kits para hacer punto en un negocio que facturó 6,7 millones de euros en 2017

 

Miguel Ángel Moreno
09/09/2018

La empresa española We Are Knitters espera cerrar 2018 por encima de los 10 millones de facturación, ha asegurado u cofundadora, Pepita Marín. Marín y su socio, Alberto Bravo, comenzaron este proyecto (cuya traducción al español sería ‘Somos tejedores’) al observar durante un viaje a Nueva York cómo los jóvenes más cosmopolitas se interesaban por una actividad tan tradicional como tejer, lo que les llevó a poner en marcha el negocio en 2011.

«Teníamos 23 años y la idea era probar, pero es verdad que en aquella época nos lo creíamos al cien por cien, aunque parezca raro», asegura la cofundadora de esta firma, que actualmente vende lanas y agujas para confeccionar prendas a 13 países, con Estados Unidos, Alemania y Francia como sus principales mercados.

We Are Knitters, que en sus primeros dos años tuvo a sus dos fundadores realizando todo el proceso de compras, preparación de kits y envíos en solitario, recibe actualmente unos 120.000 pedidos anuales y se define como «una pyme multinacional» aunque su cofundadora evita definirse como una empresa consolidada.

Para atender toda esta demanda, mayoritariamente internacional, los fundadores de esta empresa cuentan con dos almacenes subcontratados en Estados Unidos y Alemania, además de un equipo de 30 profesionales en Madrid.

«En 2015 hicimos la apuesta de poner un almacén en Estados Unidos, fue una de las cosas más arriesgadas que hicimos y ahora es nuestro país número uno, el 35% de la facturación viene de allí», ha señalado Marín, que ha explicado que pasar su almacén europeo de España a Alemania les ha permitido acercarse a sus clientes.

Durante esta expansión han contado con el apoyo de fondos de inversión como Cabiedes & Partners y ‘business angels’ como François Derbaix (fundador de Toprural o Rentalia) y Yago Arbeloa (Hello Media Group), que apostaron por su proyecto en 2013.

Los materiales para tejer que ofrecen a sus clientes se basan en lanas seleccionadas por ellos mismos en Perú, que se elaboran «exclusivamente» para sus diseños, llegan por toneladas a sus almacenes, y son empaquetadas conforme se van recibiendo los pedidos, que tienen su temporada alta en noviembre y diciembre.

Con Estados Unidos, Alemania y Francia como principales mercados, los próximos objetivos de esta firma son los países nórdicos, una zona que es «un desafío» porque ya tiene un gran volumen de población que teje y la compañía española suele «entrar por los principiantes». También quieren mejorar su posición en el Reino Unido, donde está establecida su principal competencia pero en el que están descubriendo un crecimiento que quieren aprovechar, así como van a abrir la posibilidad de realizar pedidos desde Japón y Australia.

Para la cofundadora de We Are Knitters el suyo es un ejemplo de que un negocio emergente no solo requiere de una buena idea, sino que también depende de cómo se ejecute, ya que, ellos no fueron los primeros en comercializar ‘kits’ de tejido, pero han centrado sus esfuerzos en pulir su modelo de negocio. Esto también les ha obligado a perfeccionar su propuesta en diferentes tipos de lana y en la dificultad de las prendas para confeccionar. «Nos dimos cuenta que los clientes aprendían más rápido que nosotros y demandaban más», ha reconocido Marín.

Hoy, los clientes de We Are Knitters no solo tejen jerseys y bufandas, también gorros, trajes de baño, chaquetas y chalecos, mantas y accesorios como mochilas o bolsos.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla