+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL MAL RECUERDO

«Tierra Lleunesa», una banda propia del «TBO» que se quedó en anécdota

 

DL - LA BANDA TIERRA LLEUESA FUE UN MAL TRAGO PASAJERO Y UN RIDÍCULO QUE SE SALDÓ CON MEDIA DOCENA DE PE

29/04/2007

|||| Varios petardos caseros reivindicando el «León solo» en nombre de un grupo que se autodenominaba Tierra Lleunesa no dejaban de ser una anécdota en un momento aún de transición política en que convivían docenas de organizaciones políticas de todo tipo y tendencia, entre ellas varios partidos leonesistas. Pero la cosa se complicó cuando uno de aquellos artefactos caseros colocado junto al cuartel de los Bomberos le estalló en la mano a un agente de policía. Ese hecho llevó al entonces director de Diario de León, Francisco Martínez Carrión, a contactar con representantes de los movimientos leonesistas más extremos de la época, que podrían conocer a los miembros de Tierra Lleunesa , para proponerles mantener un encuentro y realizar una entrevista. «Una noche -recuerda Carrión- llegó al periódico una de esas personas, de la que no voy a decir el nombre porque aún es identificable, y me dijo que estaban de acuerdo, y que la cita sería esa misma noche». El periodista recuerda cómo se produjo aquel contacto, que tuvo ciertos tintes peliculeros : «Tenía que ir en mi coche hasta Eras de Renueva, que por aquel entonces era un inmenso solar que de día se usaba para aprender a conducir y por las noches sólo iban algunas parejas. Al llegar a un punto previamente acordado, debía parar y dar tres ráfagas con las luces; entonces otro vehículo me daría otras tres ráfagas y yo les esperaría fuera del coche. Y así fue. Un encapuchado me tapó los ojos, me subieron al coche y me dieron unas vueltas para despistarme hasta llegar a un edificio que aún olía a obra recién hecha; subimos en ascensor a un piso que aún no tenía muebles, me quitaron la capucha y allí había tres encapuchados en vaqueros y con cazadoras de cuero en una habitación vacía y con una bandera de León clavada en la pared. Por la complexión y la voz los tres debían ser muy jóvenes. Les hice la entrevista, me volvieron a tapar los ojos, y otra vez a dar vueltas hasta que me dejaron junto a mi coche». Martínez Carrión destaca que tras hacerles las preguntas periodísticas de rigor tampoco aportaron nada digno de recordar, y que afortunadamente, después de ese día nunca se volvió a saber de ellos. «Yo creo que con lo que había pasado y al ver la entrevista, se asustaron», concluye.





Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla