+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Tristezas cotidianas

 

Vanessa Carreño
21/01/2018

Hay quien no se permite estar triste. Quien no se da cuenta de que la tristeza, como todas las emociones, es necesaria y no podemos escapar de ella. Y es que el dolor es inevitable porque siempre nos pasarán cosas que nos hagan sentir tristes. Por eso no sirve rechazarla ni hacer como que no existe. Al revés, primero hay que escucharla y aceptar que eso que siente es señal de que está perdiendo algo que le importa. Y después, una vez que la haya reconocido, dejarla estar, sentirla y expresarla. Esa es la única manera de que no se quede estancada.

Así que, si hasta ahora era usted de los que escondía lo que le pasaba para no mostrarse vulnerable ante los ojos de los demás ni ante los suyos propios, aquí tiene algunas claves para aprender a gestionar la tristeza:

—Dese permiso. Es normal que su energía baje cuando se siente triste, así que dese un tiempo para recuperarse. Recójase, frene el ritmo y acepte que ahora no es momento de exigirse nada.

—Hágase preguntas sobre lo que está sintiendo. ¿Qué me dice esta emoción? ¿Qué es lo que estoy perdiendo? ¿Qué estoy dejando de lado? ¿Me estoy olvidando de mí en algo?

—Llore lo que necesite llorar. Las lágrimas son la manera sana de expresar la tristeza, así que no se reprima y llore lo que haga falta.

—Valore lo que va bien. Escriba todo aquello que va bien en su vida y por lo que puede dar las gracias, que seguro que son muchas cosas. Le ayudará a cambiar el foco.

—Relájese y respire. Póngase cómodo, respire suavemente y piense en un lugar que le guste y en el que se sienta bien. Quédese allí al menos diez minutos. Y si vuelven los pensamientos de tristeza, déjelos pasar y regrese a su lugar especial.

—Muévase. Llame a alguien que siempre le hace sonreír, vea una serie que le guste, baile, póngase a ordenar la casa...

—Siga haciéndose preguntas. ¿Qué necesito para reponerme? ¿Qué me ayudará a estar tranquilo o ilusionado? Y lo que sea, lo hace

Y, por último, comprenda que eso que siente es temporal y que antes o después se irá. Le aseguro que sí.