+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Yo te perdono

 

Yo te perdono -

Vanessa Carreño
26/11/2017

Siente usted rencor hacia alguien? ¿Y a que está esperando para perdonarle? No vaya a decirme que perdonar no depende de usted, sino de que la persona que le ha hecho daño reconozca su fallo o se disculpe.

Le aseguro que no es así, que el primero que ha de tomar la decisión de perdonar y de pasar página es usted. Y, ¿sabe por qué? Porque darle vueltas a lo que alguien nos hizo, desearle venganza y guardarle rencor a quien más daño le hace es a uno mismo.

Así que, si ha decidido perdonar, aquí tiene siete pasos para lograrlo:

—Querer perdonar. Hay quien dice que no es capaz de perdonar, pero en el fondo lo que le pasa es que no quiere, porque disfruta culpando al otro y sintiéndose una víctima.

—Renuncie a la necesidad de que los demás le traten bien. Dese cuenta de que su bienestar no depende de eso.

—Comprenda. Acepte que esa persona no es perfecta, que también tiene derecho a cometer errores y, que seguramente lo hizo lo mejor que supo o que pudo en ese momento.

Recuerde que un día usted también necesitará que le perdonen, igual que yo. Porque todos nos equivocamos, porque las personas somos torpes y porque a menudo hacemos daño sin ni siquiera darnos cuenta.

—Dígale al otro lo que le ha dolido y lo que le gustaría que hiciera diferente la próxima vez. Si quiere mantener la relación, necesita hacer esto.

—Deje de hablar del tema. Si de verdad quiere dejar de sentir rencor no siga echándose leña a su propia hoguera.

—Deséele lo mejor. Agradezca interiormente lo que esta experiencia le ha enseñado y, si puede, desee que a esa persona le pasen cosas buenas.

—Espere a que pase el tiempo. No se castigue si le cuesta perdonar al alguien. Perdónese a usted mismo por ello y valore cada pequeño paso que vaya dando.

No hace falta que llegue a ver a esa persona con amor, pero puede verla con indiferencia. Le garantizo que sentirá una gran liberación, porque el rencor es uno de los sentimientos más perjudiciales y, por cierto, que más se somatizan. Así que piense en su bienestar, sea egoísta y perdone.