+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Luz en el desorden

Constelaciones Familiares es una terapia para aclarar dónde se ha trabado la energía en el sistema que rige nuestra vidas y que causa un bloqueo en las relaciones personales

 

Los representantes ocupan su lugar en una de las sesiones de Constelaciones Familiares -

Carmen Tapia - león
Carmen Tapia 10/10/2006

Agresividad, enfermedades, problemas afectivos, dificultades laborales o con la pareja son sólo parte de las dificultades que pueden tener una raíz sistemática, es decir, vienen de nuestra historia y relación familiar. Los expertos calculan que el 70% de los problemas psicológicos que nos afectan a todos están motivados por las obligaciones inconscientes que se van transmitiendo de generación en generación. Constelaciones Familiares es un método terapéutico que ofrece la oportunidad de liberarse de las obligaciones inconscientes que se van transmitiendo de generación en generación. La consteladora María del Mar Rodríguez Simón imparte una vez al mes en la Academia Fuero 11, un taller que «puede mejorar tu vida y tus relaciones», asegura esta profesional especialista en las teorías del psicoanalista Bert Hellinger, que introdujo esta terapia hace 30 años, aunque en España se practica desde 1999. «Lo que tratamos de averiguar es dónde se ha trabado la fuerza de una persona. Los individuos no somos sólamente uno, sino que estamos dentro de un sistema desde el momento de nacer», asegura Rodríguez. El método se fundamenta en trabajar con representantes, y en grupo (aunque también existen las sesiones individuales). La persona que se somete a una sesión (cliente) expone a la consteladora el asunto que le bloquea y ésta le hace las preguntas necesarias para concretar el problema, «siempre trabajamos sobre lo concreto, no nos interesa la historia», asegura la consteladora. «La solución no es mágica, el cliente se va con toda la información necesaria para que pueda aplicarla a su vida personal. Cuando la persona está colocada en su lugar, todo le va mejor, incluso en asuntos laborales», afirma. Los defensores de esta terapia afirman que el alcance del trabajo no se limita a la persona que ha hecho su constelación, sino también a su sistema familiar, ya que cuando un elemento del sistema se mueve, todos se recolocan a su vez, encontrando un mayor equilibrio. El trabajo de una persona en su constelación también afecta al resto de los participantes del taller, porque son muchos los problemas comunes. «Una constelación es un paso de avance para solucionar un problema», afirma la consteladora. «No hablamos mucho, trabajamos con imágenes. «Si una persona adulta lo único que tiene es un vacío, nadie es responsable de esa situación, sino lo que ha pasado en su vida. A veces hay acontecimientos que pesan mucho. La pareja, por ejemplo, no es reponsable y no puede llenar lo que faltó. Siempre hay implicaciones y vacíos heredados. Si las personas quieren respetar el sistema han de vivir el presente. No pueden salvar lo que un familiar suyo pasó, pero si puede llevar su futuro de una manera más cómoda». Una de las claves del éxito es lo que los especialistas llamar «presentar respeto». «Siempre tenemos más de lo que vemos, Sólamente puedes desvincularte de los asuntos anteriores si presentas el respeto y reconoces el amor que hubo donde también hubo vacío», asegura Mar Rodríguez, que sostiene que los problemas más habituales son la relación padres e hijos, laborales y falta de comunicación.






Buscar tiempo en otra localidad