+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El reto de la nutrición

Sanitarios de ocho centros de salud, en el mayor estudio sobre dieta mediterránea.

 

El profesor titular Vicente Martín, con parte de su equipo en la Universidad de León. - marciano

carmen Tapia
26/01/2017

LEÓN

Médicos, enfermeras y residentes de 52 cupos de ocho centros de salud del área sanitaria de León, participan en el mayor reto nacional sobre nutrición en España. Para la investigación ya se han seleccioado 256 pacientes leoneses con elevado riesgo de padecer problemas cardiovasculares. El estudio está coordinado por el profesor titular del área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de León, Vicente Martín. Los pacientes seleccionados padecen síndrome metabólico que se caracteriza por ser personas con sobrepeso u obesidad moderada, hipertensión, hipercolesterolemia con o sin hiperglucemia y que no hayan padecido ninguna enfermedad cardiavascular previamente. Los pacientes son sorteados aleatoriamente para ser asignados al grupo intervención o al grado control.

El proyecto Predimed-Plus evalúa el efecto de una intervención intensiva con objetivos de pérdida de peso, basada en el consumo de dieta mediterránea hipercalórica, promoción de la actividad física y terapia conductual en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Ya se han alcanzado los 6.291 pacientes aleatorizados. «A pesar de haberse incorporado al proyecto dos años más tarde que los grupos pioneros, el nodo de León se ha situado al nivel de la gran mayoría de estos nodos en número de pacientes incluidos en este gran proyecto de investigación», asegura Vicente Martín.

Predimed-Plus es un ensayo multicéntrico cardiovascular en hombres entre 55 y 57 años y en mujeres de 60 a 75 años con un índice de masa corporal mayor o igual a 27 y menos de 40kg/m2 y síndrome metabólico.

Grupo control

La intervención en el primer grupo de control consiste en una dieta mediterránea cuplementada con aceite de oliva virgen extra y frutos secos, sin restricción calórica ni promoción de actividad física ni objetivos de pérdida de peso.

El grupo de intervención consiste en una prescripción intensiva basada en el consumo de una dieta mediterránea hipocalórica (con una restricción calórica del 30%) suplementada con aceite de oliva virgen extra y frutos secos, además de un programa intensivo de estilo de vida con promoción de actividad física como son 45 minutos de caminar al día o equivalente, y objetivos de pérdida de peso que incluyen terapia conductual.

«Estos pacientes, los 6.291 del proyecto y los 256 del nodo de León, van a ser seguidos de una manera muy estrecha para ver su evolucióny si existen diferencias en la pérdida de peo y en la aparición de problemas cardiovasculares entre los dos grupos», asegura Martín. Está previsto que el seguimiento dure seis años para ver la evolución de los pacientes y el efecto de las intervenciones. «Para esto es imprescindible que no haya abandonos, pérdidas en el seguimiento. Hasta el momento, las pérdidas que hemos tenido en los pacientes que llevan un año en el proyecto son menores del 1%, lo que es una buena noticia, y la pérdida de peso observada es significativa».

El trabajo se realiza gracias a una beca de investigación de la Fundación Semergen y ayudas de la Universidad de Navarra. El Ciberesp (consercio de investigación en red) les ha concedido un contrato de nutricionista a tiempo parcial durante 6 meses.