+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un avatar para hablar con migrantes y mayores

Científicos catalanes desarrollan un agente humano virtual que ofrece asesoramiento sanitario en cinco idiomas.

 

Presentación del agente de la Pompeu Fabra y la Sociedad Medicina de Familia. ENRIC FONTCUBERTA -

31/01/2018

efe | barcelona

La Universitat Pompeu Fabra (UPF) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) han desarrollado un agente humano virtual que asesora sobre sanidad a las personas migradas y gente mayor con problemas de comunicación, explicó ayer la investigadora Mireia Farrús.

Kristina, como se ha denominado, es un proyecto financiado por la Unión Europea dentro del programa Horizon 20.20, coordinado por la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y en el que han participado organizaciones de ocho países, entre los cuales se halla Alemania, Francia, Grecia y Holanda.

«El agente virtual surge de la necesidad de tratar con inmigrantes y personas mayores»,explicó Farrús y, «aunque no sustituye al médico», sí facilita «una herramienta que ayuda en la lengua materna del usuario».

El objetivo de Kristina es «facilitar la superación de las barreras lingüísticas y culturales de las personas migradas» en los servicios de atención sanitaria, y por ello habla turco, polaco, árabe, alemán y español.

Además, «tiene distintos usuarios finales», añadió Farrús, por lo que «no hay un único avatar» sino que la forma «se adapta al entorno cultural».

El avatar puede informar sobre el funcionamiento administrativo de la sanidad del país, dar información básica sobre el embarazo y el cuidado de bebés, así como sobre el sistema de vacunación, y explicar a los pacientes cuándo es imprescindible visitar al médico de familia.

«Sabe cómo y cuándo interactuar», explicó Farrús, y «muestra empatía, establece diálogo y gesticula», ya que detecta la expresión y las emociones del usuario.

Farrús explica que está previsto terminar el avatar en febrero, tras tres años de trabajo en el proyecto, después de lo cual estará disponible en línea para cualquier persona que lo quiera utilizar.

La investigadora destaca que han creado «la arquitectura básica», y luego el avatar puede «extenderse a otros entornos y lenguas», sólo con la actualización de la información que almacena. Se alimenta de sitios web con «información fiable y válida», por lo que proporciona al usuario consejos básicos y evita que recurra a foros en línea con información sin fiabilidad comprobada.

«Uno de los puntos fuertes del proyecto ha sido la coordinación de equipos interdisciplinares para su desarrollo», destacó el coordinador del proyecto, Leo Wanner, porque han participado equipos tecnológicos altamente especializados y departamentos de I+D de universidades y empresas.