+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El BBVA concede el premio Fronteras a los científicos que predijeron el calentamiento global

 

11/01/2017

álvaro soto | madrid

Los científicos Syukuro Manabe y James Hansen han sido galardonados con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cambio Climático, cuyo fallo se dio a conocer este martes. El jurado distinguió a Manabe y Hansen por sus contribuciones al desarrollo de los primeros modelos computacionales que simularon el comportamiento del clima y proyectaron el impacto de los gases de efecto invernadero en la temperatura terrestre.

En concreto, los modelos, que todavía siguen vigentes y que han sido la base de los que hoy en día se utilizan, predijeron acertadamente hace décadas cuánto iba a subir la temperatura de la Tierra por el aumento del CO2 atmosférico.

Syukuro Manabe (Japón, 1931), profesor de la Universidad de Princeton, comenzó a trabajar en un modelo numérico para simular el comportamiento de la atmósfera en los años 70, en una época en la que aún no se tenía evidencia de que las concentraciones de CO2 estaban aumentando en la atmósfera debido a la quema de combustibles fósiles y, menos aún, de que este proceso tendría consecuencias sobre el clima terrestre.

En 1958 había viajado a Estados Unidos y comenzó a utilizar computadoras. Fue entonces cuando creó el primer modelo de circulación atmosférica global. A finales de los sesenta, ya como investigador de la Agencia Estadounidense de la Atmósfera y el Océano (NOAA), desarrolló su modelo y predijo que si la concentración de CO2 se duplicaba, la temperatura global subiría dos grados.

La trayectoria de James Hansen (Estados Unidos, 1941), que actualmente trabaja como profesor del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, es paralela. Tras doctorarse en Física por la Universidad de Iowa, estuvo en el departamento de Astronomía de la Universidad de Tokio (donde estudió los trabajos de Manabe) y fichó después por la Nasa y sus trabajos ayudaron a explicar que las altísimas temperaturas en Venus se deben a un efecto invernadero.