+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

| Crónica | Nuevo look italiano |

Berlusconi le gana a la alopecia

Un cirujano plástico admite que efectuó un trasplante de pelo al primer ministro a principios de mes, aclarando el misterio de la bandana lucida por el dirigente italiano

 

Berlusconi sorprendió a media Europa con el look que ocultaba el implante capilar - DAVID CAGLIO

Jorge Casanova - redacción
Jorge Casanova 21/08/2004

Hace unos días, los italianos (y los europeos) constataban de nuevo que Silvio Berlusconi es un hombre sin límites en lo que a coquetería se refiere. El primer ministro italiano apareció en público para recibir a Toni Blair vestido de blanco y con un pañuelo en la cabeza al más puro estilo Espartaco Santoni. Así, con un par. Lo que no se sabía entonces era que el pañuelo escondía algo más que la lustrosa calva del hombre más rico y presumido de Italia, que ya es decir. El misterio lo desveló el Corriere della sera gracias a un ardid del que todavía se debe estar riendo el periodista que logró la exclusiva. El periódico sospechaba que el atuendo del primer ministro era algo más que una de las excentricidades del político y envió a un redactor a investigar. Éste se dirigió al cirujano plástico Piero Rosati, a quien convenció de que Berlusconi había admitido tácitamente un implante capilar pocas horas antes. Así que el médico no tuvo ningún problema en contar al espabilado periodista como, cuándo y de qué manera lo había realizado. En realidad, Il Cavalieri únicamente había respondido a un comentario espontáneo de un ciudadano que le dijo: «Estás más guapo con la bandana», a lo que Berlusconi respondió: «Con un poco más de cabello estaría aún mejor». Resultados inminentes El caso es que el cirujano picó y confesó que la operación se había efectuado a principios de agosto en una clínica y que consistió en un sencillo implante de bulbos capilares extraídos de la nuca y colocados en el cráneo. «Los resultados se verán en unos meses» dijo el médico, que añadió: «Nadie puede hacer milagros (...) pero habrá, sin duda, una mejora». Sólo un día antes, el mismo médico había declarado a otros medios que Berlusconi no era cliente suyo y que nunca había visitado su consulta. Al día siguiente de su alegre confesión y probablemente presionado por los asesores del dirigente italiano, lo negó todo. Pero ya era demasiado tarde. El primer ministro no ha admitido, al menos por el momento, su última hazaña estética, y su gabinete se ha negado a hacer comentarios al respecto, pero el jueves ya se presentó sin pañuelo capilar y los cronistas aseguran que en su antes impoluta calva ya se aprecian pequeñas costras que confirman el controvertido implante. Renovación total Con esta nueva operación, Berlusconi avanza un paso más en el que está siendo el año de su renovación estética, porque en febrero ya se hizo un lifting y se sometió a una estricta dieta para perder peso. Entonces fue otro médico el que confirmó las reformas, para intentar arreglar más tarde su desliz asegurando que Berlusconi era un ser «genéticamente excepcional». Al margen de esas apreciaciones, lo cierto es que el primer ministro italiano es muy aficionado a mejorar su imagen pasando o no por el quirófano, como cuando tuvo que dar una rueda de prensa conjunta con el presidente de México, Vicente Fox (dos cabezas mas alto que él), y exigió que le colocaran un estrado más alto, o la prohibición expresa a la RAI para que no le tomaran planos de su calva. Al menos, a este respecto, es posible que en unos pocos meses, Berlusconi les levante el veto si se confirma que en su árido cráneo comienza a florecer el pelo. Son también conocidas otras minucias relacionadas con su imagen como los retoques que expertos en tratamiento de imagen aplican a sus fotografías durante las campañas electorales, aunque ese tipo de argucias no son exclusivas de Berlusconi, como bien saben los gallegos.

Buscar tiempo en otra localidad