Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Brillantez leonesa en el mundo de la salud mental

El psiquiatra leonés Martínez Jambrina defendió ayer con sobresaliente su trabajo en la Autónoma de Madrid y el tribunal le postulará para ser cum laude y premio extraordinario.


05/09/2017

 

pacho rodríguez | madrid

El Modelo Avilés es algo así como psiquiatría comunitaria, en la que el que va al paciente es el especialista y no al revés, como suele ser lo convencional. Exige otro esfuerzo. La consulta no es la madre de las soluciones. La clave es, a veces, simplemente, el coche, que es el que traslada a donde pasan las cosas, esto es, al entorno del enfermo. Se trata de ver cómo está (a su casa, a un café, a un encuentro sin contexto médico...), donde seguro que los que desarrollan este método implantado ya en otro lugares, sacan conclusiones o ideas para afrontar, apoyar y ayudar a los enfermos de esquizofrenia. En resumen, el Modelo Avilés es algo humano. Ayer, su artífice, Juan José Martínez Jambrina (León, 1964), director de Gestión Clínica de Salud Mental de Avilés, que desde hace 18 años desarrolla lo que ellos resumen como ETAC, presentó su tesis en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, en la que además del conocimiento científico caben casi veinte años de vida de este leonés del barrio de San Claudio.

ETAC es Equipo de Tratamiento Comunitario Asertivo. Y aunque lo de Martínez Jambrina sería el fútbol, en términos baloncestísticos podría decirse que ayer, con su tesis bajo el título de El modelo Avilés para la implantación del tratamiento asertivo comunitario, obtuvo tres cifras dobles: esto es, calificación máxima de sobresaliente, ayer, y propuesto por el tribunal (según las nuevas normas de calificación, se decide en próximos días en la propia universidad) para la también máxima calificación de cum laude y, por último, como premio extraordinario. Más no hay.

¿Qué pasa después de leer una tesis doctoral? Sobre todo, qué pasa por la cabeza del que la presenta, la defiende, como casi asusta el enunciado. Con traje gris para la ocasión, y sin corbata, que si hace calor en Madrid, presentando una tesis y defendiéndola durante más de dos horas, la temperatura se antoja altísima, al final lo que lucía era una reposada cara de satisfacción y, después, una sonrisa de suspiro asombrado ante el sobresaliente que le comunicaban.Y a los pocos minutos del éxito personal, la reivindicación: «Esta validación universitaria es una satisfacción personal, está claro. Pero más lo es que sirva para que el modelo se dé a conocer. En Londres se practica. En Italia, igual. Y en España fuimos en Asturias, Avilés en concreto, los primeros que empezamos a creer que se podía asistir más a los enfermos ayudándoles a vivir que contándoles en camas hospitalarias», explica.

Aunque Martínez Jambrina es un entusiasta de lo leonés, no muestra el optimismo esperable en si sería extrapolable por ejemplo a su tierra. «Mientras no se corrijan inercias y comodidades de ciertos profesionales, no. No se trata de gastar más sino de realizar inversiones en lo que rinde. Y los ETAC demuestran que se consiguen resultados. No quiero decir que curemos lo que lo convencional no cura, pero sí conseguimos mejorar la vida de personas que igual llevan diez años sin salir de casa. Y también que sus familiares sepan cómo convivir con ellos», asegura.

«Lo que se pretende es que se atienda de verdad a los pacientes. Y te aseguro que se consigue salvar a gente que se daba por perdida», continúa Martínez Jambrina, que está acostumbrado en su trabajo a pisar lo menos posible el despacho aunque la dedicación que le exija esta movilidad a favor de sus enfermos le robe más tiempo. Este experto en psiquiatría, que de alguna manera da así su particular golpe sobre la mesa acerca de la manera de tratar a los pacientes, también cree que se trataría de cerrar camas y que el personal se dedicara más a cuidar a los enfermos en el entorno de su vida cotidiana. «Nuestro éxito es conseguir mejores resultados y que puedan vivir y disfrutar en su ciudad. En Avilés los incidentes por trastorno de conducta han disminuido», afirma. Y en parte cree que es por la labor que lleva a cabo el ETAC atendiendo a los más graves en esquizofrenia.

Estos avances se traducen en el favorecimiento en la permanencia en el entorno familiar. También en la mejora de la calidad de vida y la disminución del riesgo de recaídas. Incluso en el descenso en la tasa de suicidios, por debajo de la media en Asturias, una de las más altas de España. Y en otros apartados como la adherencia de los pacientes. Corroborada por la baja tasa de abandonos. «Este método funciona. Hay inercias que se mantienen sin funcionar. Se trata de más esfuerzo y menos despacho. Hay que estar más en la calle y que los profesionales no se limiten a vivir dentro de una sala llena de enfermos», denuncia Martínez Jambrina. Si de algo sirve esta máxima calificación de la tesis, este leonés sueña con que le permita pedir más medios para mejorar las dos dotaciones que hay en Asturias, una en Avilés y otra en Oviedo. «No se puede pedir más porque, desgraciadamente, en Asturias no hay un duro», relata. Y es entonces cuando con espíritu crítico vuelve la mirada a su ciudad: «En León no se aplica y me consta que no hay ni intenciones. Están a otra cosa...», dice tajante.

Al menos, ayer, Juan José Martínez Jambrina obtuvo la satisfacción de recibir el reconocimiento a su trabajo científico, pero, aún más, a lo que lleva 18 años implantando en Asturias. Que se resume en algo tan simple, tan complejo, como es ayudar a vivir. Ayer en el Aula 0 de Medicina de la Autónoma de Madrid contó ese Modelo Avilés y se ganó un 10. Y como sigue en Madrid estos días, el jueves irá a ver otra de sus satisfacciones personales: la Cultu contra el Alcorcón.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León