+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

RETRATOS CALLEJEROS

La celadora que quiso ser alcaldesa de Villaquilambre

 

firma -

21/01/2017

carmen Tapia | león

marciano | fotografía

«Esta es la realidad social en la que vivimos en España. Hay que buscarse la vida». Carmen Pastor, la política de Civiqus que luchó para convertirse en alcaldesa de Villaquilambre tras un pacto con C’s, ocupa una plaza vacante de celadora en el Hospital de León desde julio de 2015 tras superar una oposición en la que quedó en el décimo puesto. «Me busco la vida como muchos españoles. Opté a la plaza de celador por ser una de las bolsas de empleo de más movilidad. Preparé la oposición en 2010, me examiné en 2011 y comencé a trabajar en julio de 2015».

Carmen Pastor, de 46 años, está casada y tiene dos hijos. Estudió Graduado Social. Entró a trabajar en el Ayuntamiento de Villaquilambre en 2004 de la mano de Civiqus para cubrir una baja por incapacidad laboral y durante cuatro años coordinó las actividades de deporte y cultura. «Cuando entró Lázaro García Bayón, con el tripartito, salí, así son esas cosas de la política». Cuatro años después (de 2011 a 2015), también militando en Civiqus, partido del que fue secretaria de organización, fue concejala de Educación, Cultura y Deportes y compatibilizó el puesto con un trabajo a media jornada en la Plataforma del Voluntariado de León. El pacto con C’s en las pasadas elecciones no resultó rentable políticamente e incluso intentó, como candidata del partido de Rivera, formar un cuatripartito con PSOE, Ahora VQ e IU para arrebatar la Alcaldía al popular Manuel García. Ahora es concejala no adscrita tras ser expulsada del C’s, junto al otros dos concejales del grupo municipal «He cerrado ese tema, aunque a mí la política me gusta. Estaba a gusto en Civiqus, ese era mi espacio».

Ahora estudia para sacar la plaza en propiedad. «Quiero poner en valor el trabajo de los celadores porque es un colectivo que acoge a todos. Hay muchos licenciados que están trabajando en esta profesión. Me gusta la política pero nunca pensé que este trabajo me gustaría tanto. Me permite estar en contacto con la gente y escuchar a los pacientes. Tenemos que defender la sanidad como un servicio público básico y esencial para la ciudadanía. Trabajadores y usuarios debemos cuidar un servicio que, aunque admite mejoras, tiene una gran calidad humana y asistencial».