+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LEONESAS DE AYER Y HOY | ISABEL URUEÑA CUADRADO

Una compositora pionera que deja un legado para escuchar

 

antonio heredia -

04/07/2018

ana gaitero | león

Isabel Urueña Cuadrado (León 1951-Alicante 2018), pionera leonesa en la composición musical, creadora y directora de la única orquesta y coro universitario en la Universidad Carlos III de Madrid, además de escritora y formadora, fue mujer apasionada en la vida y valiente en todos los proyectos que emprendió.

Nacida en el barrio de Santa Ana, la hija más pequeña de un matrimonio de maestro y maestra vallisoletanos que recalaron en León en los años 50, destacó siempre por su creatividad y la capacidad para hacer cuajarla en proyectos. Aunque a los seis años, la familia se fue a vivir a Alicante, Isabel Urueña mantuvo siempre unos lazos afectivos y artísticos muy fuertes con León.

Primero se formó. Cursó estudios Solfeo, Piano, Coral y Armonía en los Conservatorios de Alicante, León y Logroño con Eva García Bernalt, Rafael Casasempere y José Peris. Luego realizó estudios de Contrapunto y Composición, primero como alumna oficial en Zaragoza y luego por libre.

Desde aquí pasó al Real Conservatorio Superior de Madrid y finalizó la carrera de Armonía, Contrapunto, Fuga, Composición e Instrumentación. También se formó durante tres años como directora de orquesta en este mismo centro, en la cátedra de Enrique García Asensio. Con el pianista Pedro Espinosa, con el que mantuvo una gran relación de amistad, perfeccionó el piano.

Estrenó sus primeras obras a finales de los 80 y principios de los 90 en las Jornadas de Nueva Música Vasca, en el Festival de Música de Rentería en 1993 y en León en el Festival Española del siglo XX. Participó también en los ciclos Tres siglos de Piano’ en la Real Academia de Bellas Artes y en los Conciertos en el Museo del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea de Madrid, así como en la en la Universidad de Valladolid, en Alicante, Guadalajara y La Rioja, además de Cuba, donde pasó unos años de vida. Allí participó en el festival Musicalia promovido por el Instituto Superior de Arte de La Habana e impartió un taller de composición para dos pianos para jóvenes de este país.

Su tesis doctoral aborda precisamente los aspectos musicales de la obra del escritor cubano Alejo Carpentier. Y en Cuba formó su segunda familia. Isabel Urueña, que falleció el pasado 29 de junio, tres días antes de cumplir los 67 años, deja esposo y dos hijos.

Entre sus composiciones más destacadas están la obra para piano y dos saxofones 32 modos de decir a un extraño, que se estrenó en León en 2004 y Distancias, grabada en CD en 2006 junto con otras obras para piano de autores españoles. Recuerda su hermano mayor y padrino de bautizo, Manuel Urueña, que Isabel fue elegida por Cristóbal Hálffter para adaptar a dos pianos su ópera El Quijote y Lázaro, del mismo compositor, que fue editada por la prestigiosa casa Universal Edition de Viena.

En los años 90 desplegó una intensa actividad que cuajó en la creación del Coro y Orquesta de la Universidad Carlos III, a cuyo frente estuvo desde 1995 hasta 2003 logrando reconocimientos como orquesta juvenil. Una experiencia única en la universidad española que se topó con las dificultades del relevo generacional, entre otras.

Asimismo, impartió un curso de coro muy prestigioso y colaboró durante dos décadas con el departamento de Humanidades de esta universidad madrileña.

Era muy lectora y desarrolló una destacada actividad literaria. Realizó crítica literaria y musical en Radio Nacional de Espala, El Mundo, La Rioja y otros medios de comunicación, así como trabajos de guionista para diversas editoriales, según apunta el blog Mujer y Guitarra Española que le dedica una extensa entrada en el apartado de Compositoras.

En el campo de la creación literaria, Isabel Urueña publicó en primer lugar unas novelitas para adolescentes, entre ellas la titulada Hotel Stradivarius, y más adelante dos poemarios que publicó la editoral Lobo Sapiens y presentó el escritor y premio Cervantes Antonio Gamoneda. Apócrifas codicias y El beleño de su raíz.

En los últimos dos años de su vida trabajó para la editorial Anaya. Redactó guías de viajes de diversas ciudades europeas y también de Cuba. Estaba acostumbrada a cambiar de registro. Durante unos años también elaboró numerosas guías de formación e incluso libros de cocina.

Activa y valiente son dos adjetivos que definen a esta mujer que se fue antes de tiempo y que deja un legado para escuchar y también para leer. Hubiera podido dejar mucho más.

Noticias relacionadas

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla