+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los derechos por copia de 180.000 creadores están en el ‘limbo’

 

02/01/2017

efe | madrid

En España hay cerca de 180.000 creadores cuyos derechos por la copia privada de su trabajo están «en el limbo» desde que el Tribunal Supremo declaró nulo, el pasado mes de noviembre, el sistema por el que se les compensaba por ese concepto y «es muy probable» que no reciban nada hasta dentro de un año. Según diferentes fuentes consultadas por Efe en el sector, pasar del canon digital de 2011 a que esa compensación se cargara en los Presupuestos Generales del Estado, con lo que todos pagaban por las copias privadas, las hicieran o no, ya supuso un quebranto para sus derechos pero ahora sin norma que les ampare, dicen, «va a ser aún peor».

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ya había fallado en junio que el sistema que había aprobado el Gobierno del PP violaba las normativas comunitarias, y la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo lo declaró en noviembre «nulo e inaplicable». La reproducción de música, literatura o cine está prohibida si no la autorizan sus creadores pero sí está tolerada la copia para uso privado, sin fines comerciales, siempre y cuando sus autores intelectuales sean compensados por ello.

El Gobierno prepara una norma que sustituya a la anulada por el Supremo, pero los creadores sospechan que como la consignación presupuestaria de lo que debían recibir en 2015 se ha cerrado en 2016 y ahora no hay ninguna regulación «no se va a pagar sin que medie una reclamación», es decir, «yo te expropio el derecho y no te pienso pagar». Eso supone, afirman, que lo mismo sucederá con sus derechos de 2016: «con suerte veremos algo en enero de 2018.

Otra posibilidad, apuntan, es que en vez de canon digital se prohibiera hacer copias privadas, pero eso, además de «muy impopular», convertiría a España en el único país de la UE que lo persiguiera. Lo que ha trascendido sobre la norma que lo regularía, dicen, es que volverá a ser la industria electrónica la que asuma esa compensación, pero barruntan que «harán lo que hicieron antes: repercutir en el precio final del reproductor o el soporte el coste, de forma que será de nuevo el consumidor el que pague todo». «Cuando en 2011 se eliminó el canon digital, ninguna empresa tecnológica bajó sus productos a pesar de que los habían subido justamente por eso», recuerdan.

Por su parte, Culturao está ya trabajando en un borrador de cara al cambio normativo previsto para 2017, que «deberá consensuarse con otros ministerios».