+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

JULIO CÉSAR ÁLVAREZ psicólogo

«El estrés es un mecanismo de supervivencia»

 

«El estrés es un mecanismo de supervivencia» -

03/09/2016

cristina fanjul | león

Conocido por su sobresaliente trayectoria literaria, Julio César Álvarez es, además, licenciado en Psicología, máster en Psicología Clínica y Psicopatología, y director del centro Valenda.

—¿Es real el síndrome postvacacional?

—Existe y se produce realmente. La cuestión es que no es una enfermedad considerada como tal. Es un conjunto de síntomas que aparecen en determinadas personas. La natural dificultad en sobrellevar otra vez el entorno laboral no es una problemática en sí misma. Eso ha llevado a confusión y a las consiguientes suspicacias o bromas con el tema. Normalmente, como señalan algunos especialistas, lo que existe es un estrés previo grave que se acentúa tras el descanso vacacional. Y las derivaciones del estrés (trastornos de ansiedad, depresión, etc.) desafortunadamente son muy reales.

—¿En qué consiste?

—Es un proceso de desadaptación entre el descanso y el regreso a la rutina laboral o académica. No sólo ocurre a los profesionales, también a los estudiantes. Por ejemplo, es habitual que se produzca en los escolares con acoso o en profesionales con mobbing laboral previo. Habitualmente se presentan síntomas físicos y emocionales como fatiga, falta de sueño, irritabilidad o inquietud. Es importante señalar que no es generalizado para toda la población y que es parte de un proceso de estrés más amplio.

—¿Cree que existe desde siempre?

—Los formatos laborales actuales han estimulado este proceso. La precarización o la inestabilidad laboral acentúan síntomas relacionados con el estrés. La percepción de riesgo, la falta de seguridad, la ausencia de descanso, la competitividad, el sedentarismo, la perspectiva multitarea o la permanente presión inciden significativamente. El estilo de vida actual es parte del problema. Eso no quiere decir que en el pasado no ocurriera. El siglo XX en los países industrializados es una buena muestra de esta espiral en crecimiento.

—¿Es debido a las vacaciones? ¿Qué papel cumplen?

—Con las vacaciones ocurre como con los accidentes de tráfico. En el instante del propio accidente, las zonas lesionadas no duelen e incluso se obtiene más fuerza de los músculos debido a la sobreactivación del estrés (existe un estrés positivo que nos ayuda a ofrecer más rendimiento a nuestro cuerpo y poder sobrevivir). Pero cuando el cuerpo se «enfría» y se diluye esa sobreactivación corporal que ha generado un cerebro que introduce en la corriente sanguínea sustancias como adrenalina, noradrenalina o cortisol para generar más rendimiento corporal y mental, el dolor se acentúa. En los síntomas emocionales ocurre algo muy similar. Después del descanso se reacciona en mayor medida.

—¿Qué es el estrés y qué implica?

—Es una reacción fisiológica que actúa como mecanismo de defensa ante situación percibida como amenazante o que requiere de mayor demanda de energía. Por tanto es un mecanismo de supervivencia. Ha servido al ser humano para defenderse y sobrevivir. La cuestión es que se está abusando del mecanismo. Tras un período de sobreactivación y resistencia, el cuerpo y la mente terminan por agotarse. Es entonces cuando aparecen una variedad inmensa de síntomas, corporales (úlceras, dolores musculares, caída del cabello,etc.) o emocionales (depresión, ansiedad, etc.). Es el modo en que nuestro propio organismo intenta que detengamos el proceso.




Buscar tiempo en otra localidad