+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El vuelo de una mariposa, opción para estudiar el cambio climático

 

G. PRUDENCIO | (efe) Madrid
01/04/2013

Uno de los mejores métodos para estudiar los efectos del cambio climático sobre los ecosistemas naturales no requiere punteras tecnologías, sino tan sólo los ojos de un voluntarioso observador atento al vuelo de una mariposa. Sus cortos ciclos de vida, su gran sensibilidad ante cambios en el hábitat y la temperatura, y la fascinación que despiertan en muchos naturalistas, hacen de las mariposas excelentes bioindicadores para estudiar el impacto sobre la biodiversidad del cambio global, que abarca fenómenos como el calentamiento global.

Cada vez más países y regiones europeas disponen de sus planes de seguimiento de mariposas diurnas, con metodologías comunes y estandarizadas, un trabajo que comenzó en el Reino Unido en 1976 y llegó a Cataluña, una de las regiones pioneras, en 1994. La metodología consiste en el estudio de tramos de un kilómetro, que el voluntario debe recorrer una vez a la semana, de marzo a septiembre, contando las mariposas que vea a su alrededor.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla