Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

METEOROLOGÍA ESPACIAL | ACTIVIDAD GEOMAGNÉTICA

A la espera de la tormenta solar

EEUU actualizará en febrero su plan contra las alteraciones inducidas por el sol

MICHELE CATANZARO
15/01/2017

 

Cuando en octubre Obama solicitó actualizar la estrategia deEEUU contra las tormentas solares en un plazo de 120 días, se desató la conspiranoia: ¿se estaba preparando una enorme perturbación? En realidad, un suceso de ese tipo es más imprevisible que el tiempo del fin de semana. Las prisas del presidente se deben a la creciente dependencia social de la electricidad y las telecomunicaciones: la última gran tormenta ocurrió en el 2003, cuando aún no existía el iPhone.

Que el Sol haya estrenado el 2017 casi sin manchas no debería ser motivo para bajar la guardia. “No hacen falta más manchas para tener una tormenta más fuerte”, argumenta Consuelo Cid, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares, que se encarga de alertar a laProtección Civil española de anomalías en el astro. Tampoco hay que despreocuparse porque el último ciclo solar (11 años) no haya registrado ningún evento.

EL RIESGO EXISTE
“El riesgo existe y no habrá que esperar siglos para que se materialice”, afirma Cid. “Es un riesgo menos probable que un terremoto, pero con un impacto más generalizado”, afirma Alberto García Rigo, experto en la relación entre radiación solar y tecnología de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). “La meteorología espacial amenaza a satélites y redes eléctricas, y a las infraestructuras críticas que dependen de ellos”, explica Robert Rutledge, director del centro dedicado en la Organización Nacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA) de EEUU.

La primera gran tormenta conocida solo apagó unostelégrafos en 1859. La del 2009 apagó la luz en toda la región canadiense deQuebec. El año pasado se descubrió que en 1967 los militares de EEUU interpretaron los efectos de una tormenta solar como una interferencia soviética y llegaron a activar protocolos de guerra nuclear.

“Hay tres fenómenos motivados por las tormentas solares -explicaBlai Sanahuja, investigador del Institut de Ciències de l’Espaide la Universitat de Barcelona-: las fulguraciones [luz], que producen efectos pequeños, como apagar la radio; la emisión deviento solar [partículas], que alcanza entre 400 y 600 kilómetros por segundo [y puede afectar a los satélites], y laeyección de masa coronal [materia de la corona del Sol], que alcanza hasta los 2.000 km/s y en ciertas condiciones puede producir tormentas geomagnéticas intensas”.

Normalmente, la influencia magnética del Sol se manifiesta con lasauroras boreales en los polos. Pero, en raras ocasiones, mucha materia es expulsada con alta velocidad hacia la Tierra, con una determinada orientación del campo magnético. Cuando llega (al cabo de entre 1 y 4 días), las auroras boreales se ven hasta en el ecuador y sobre todo se generan altos campos magnéticos y corrientes espurias. “Un fallo en transformadores eléctricos puede ser de máxima gravedad, como en el caso [del accidente] de la central nuclear deFukushima”, afirma García Rigo.

MARGEN DE ERROR


“La meteorología espacial es un sector joven. No podemos prever con la suficiente antelación y la certidumbre para una respuesta completa”, afirma Elsayed Talaat, investigador jefe de heliofísica de la NASA. Por ejemplo, cuando satélites y observatorios detectan una tormenta, los modelos de predicción pueden errar hasta en siete horas sobre el momento en que esta alcanzará la Tierra. Asimismo, cuando hay una eyección de masa coronal se puede adivinar si va hacia la Tierra, pero no valorar si la dirección de su campo magnético es peligrosa, explica Cid.

Desde el 2014 la Casa Blanca ha impulsado una estrategia nacional de reducción del daño. La orden ejecutiva de Obama de octubre llama a diversas partes del Gobierno a coordinarse y establece una 'task force' permanente sobre este tema en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (NSTC).

España está teóricamente menos expuesta al riesgo puesto que “el eje magnético de la Tierra está girado respecto al polo”, explica Sanahuja. Aunque Barcelona se encuentre a la misma latitud que Nueva York, está más cerca del ecuador en sentido magnético, añade. “Incluso en caso de evento extremo, es posible que el riesgo sea bajo pero no se puede asegurar con seguridad, por la limitación de datos históricos al respecto”, afirma García Rigo.

“En España, no hay nada equivalente a la estrategia norteamericana”, explica Cid. “Si veo algo serio, tengo un canal de comunicación con Protección Civil, pero se trata de un canal de buena voluntad: no hay protocolo, ni obligación por mi parte, ni compensación económica”, concluye.

 

Última hora
Las noticias más...
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León