+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«León es más tradicional en el sexo, pero no diferente»

 

05/09/2018

a. gaitero | león

«En el sexo León es más tradicional, pero no diferente a otras áreas de nuestro entorno», afirma el psicólogo y terapeuta sexual Miguel Ángel Cueto, fundador de Cepteco uno de los gabinetes que rompió los tabús ante los problemas sexuales en la provincia, hace más de 30 años.

«Ya pasaron los días donde, para ayudar a las parejas en su problema sexual, teníamos que citar y leer alguna Encíclica Papal para convencerles de los beneficios de llevar a cabo algunas conductas sexuales que se les aconsejaba para mejorar su respuesta sexual», comenta.

Lo que persiste es «un gran desconocimiento de la respuesta sexual humana ya que la mayoría de los problemas que acuden a consulta se deben a una falta de información o educación sexual», insiste.

La falta de educación sexual está también detrás de fenómenos en auge como son los violaciones en grupo. «La educación sexual es vital para saber respetar a la otra persona y evitar abusar de ella. Ni siquiera el tener delante a una mujer desnuda tiene por qué llevarnos a mantener una relación sexual si ella no lo consiente», subraya Cueto.

El respeto como norma y el instinto sexual mediatizado por la cultura son fundamentales a criterio de este experto. «Ninguna excusa, ni siquiera el uso del alcohol, debe ser visto como justificante de dicha conducta», señala.

El psicólogo leonés apunta que aparte del déficit educativo, «existe un tipo de personalidad antisocial, en algunos hombres, que tienden a abusar de mujeres usando la violación que, en ocasiones, si se unen con otros hombres les sirve de excusa para justificarse».

Asimismo, «una sociedad machista hace que este tipo de conductas se mantengan y se propicien aunque, afortunadamente, cada vez es más consciente nuestra sociedad que nada justifica el abuso o violación de otra persona. El autocontrol debería ser la norma en las relaciones afectivas», recalca.