Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Un lugar sin tóxicos

León tiene un espacio libre de tóxicos. Es el único de Castilla y León y uno de los pocos de España a los que pueden ir las personas con Sensibilidad Química Múltiple. La arquitecta María Cornejo apuesta por otra forma de vida sin wiffi ni aditivos ni fuentes químicas. «No estamos locos, vivir así es posible», dice


16/06/2016

 

carmen Tapia | LEÓN

Bicarbonato, vozka y vinagre para limpiar y desinfectar. «Que no estamos locos, que se puede vivir así». La arquitecta leonesa María Cornejo ha diseñado un espacio único en Castilla y León y uno de los pocos de España libre de agentes tóxicos y corrientes electromagnéticas. En La Casa del Arzipreste pueden alojarse las personas con Sensibilidad Química Múltiple (SQM). La mitad de los clientes que buscan este refugio sufren problemas graves de salud si están en contacto con sustancias químicas. Es la enfermedad de las ‘personas burbujas’, reconocida por las autoridades sanitarias en España en 2014.

En la casa de Requejo de Pradorrey no hay wiffi —a no ser que la persona que se aloje lo pida expresamente—, los alimentos son ecológicos —tienen su propia huerta—, las sábanas y toallas están lavadas con productos ecológicos y puestas a secar al sol, no se planchan, no hay microondas, televisión ni aparatos que emitan ondas nocivas, y toda la información turística de la zona está en libros.

«Esto ya funcionaba en Estados Unidos hace treinta años», asegura Cornejo, especializada en arquitectura biológica y estructuras antiguas. «Es la marea de comer, vivir y experimentar de antes», asegura.

La casa rural ha sido el laboratorio de prueba de esta arquitecta leonesa. «He probado materiales y de la zona como el barro, ripio, barro y paja. Tenemos el único tejado de centeno de la zona, centeno que hemos plantado nosotros».

María Cornejo en las despensas en las que conserva todos los productos naturales. JESÚS F. SALVADORES

Las personas que padecen SQM sufren un auténtico calvario que les obliga en la mayoría de los casos a vivir confinados en su hogar y a ponerse mascarilla las escasas veces que salen a la calle. «Lo peor es que todos los días nos metemos para el cuerpo químicos y aditivos sin darnos cuenta y el riesgo es la acumulación. ¿Por qué hay tantos niños celíacos o con hiperactividad?. La razón está en la alimentación y las ondas electromagnéticas». Un mensaje que repite con insistencia «porque lo que más me interesa es concienciar. Concienciar de que es posible alimentarse con productos biológicos, «no es más caro, al contrario, simplifica mucho. No es necesario comer carne todos los días, con dos o tres veces al mes es suficiente siempre y cuando esa carne tenga todas las garantías. No es necesario comer dos kilos de tomates a la semana. Come uno, pero biológico, libre de químicos. No es necesario beber leche y menos desnatada. No es necesario protegerse la piel con cremas de pantalla total; ponte un bueno gorro y cúbrete la piel si tienes que salir a las horas punta. Para beneficiarse de la vitamina D hay que tomar el sol 20 minutos al día, diez por la mañana a primera hora y otros diez a última hora. Eso sí, en pelota, sin crema».

La casa tiene hoy dos huéspedes, Nayara, de Brasil, y Chiara, de Italia. Dos estudiantes de erasmus que buscan «el silencio y estar en un lugar sostenible en el Camino de Santiago». Encontramos a las dos jóvenes pintando parte de la cocina. El trabajo forma parte de otro de los proyectos de este espacio. «Sólo pueden pagar 20 euros por noche así que hacen algún trabajo para pagarse la estancia», explica Cornejo.

En esta casa, de 1774, también se imparten talleres y cursos intensivos en los que se enseñan pautas saludables de alimentación, higiene y limpieza.

En la despensa solo se conservan productos naturales, de comercio justo o en conservas preparadas en la cocina de la casa rural.

Iablena Petrova limpia la cocina de la casa con bicarbonato y vinagre. JESÚS F. SALVADORES

 

3 Comentarios
03

Por Mariviortega 13:59 - 17.06.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Una noticia fantástica, en Cataluña somos mas de 250.000 personas con Sensibilidad Química múltiple y muchos vivimos aislados sin ver nada y sin poder acceder a ningún sitio. Esta opción es buenísima ya que también podríamos comer alimentos ecológicos como hacemos en casa. A veces encontramos lugares idílicos pero es difícil arrastrar siempre nuestra comida, sábanas, etc. Un saludo, da gusto encontrar personas informadas.

02

Por Jarril 17:29 - 16.06.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aquí, en León, no hay tontada a la que no nos apuntemos.

01

Por MaGaO 11:05 - 16.06.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para empezar, se escribe vodka (no, vozka no está en el DRAE) y wifi. Para seguir, la sensibilidad electromagnética _no existe_, es un nocebo: cuando los afectados creen estar expuestos a radiaciones electromagnéticas en el rango de wifi presentan los síntomas y, cuando no, no. Y esto se ha comprobado en repetidas ocasiones: http://www.huffingtonpost.ca/blair-king/nocebo-effect-wifi_b_8315564.html En cuanto a las "fuentes químicas"... ¿de qué narices piensa el autor que está hecha la realidad? TODO son compuestos químicos (salvo los gases nobles, que no forman compuestos, y poco más). Si se quiere hablar de compuestos artificiales, se habla de compuestos artificiales (o sintéticos, como se prefiera) pero no se habla de "químicos". La sensibilidad química múltiple es un problema serio. Este artículo no le hace ningún favor ni a quienes la sufren ni a quienes pueden querer saber de ella. Un apunte: la SQM puede incluir alergia a lácteos y huevo. Y no son precisamente artificiales, aunque sí químicos.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria

Diario de León