+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

UNA MIRADA ICÓNICA

La nueva vida de la 'niña afgana' de 'National Geographic'

Enferma y frágil, Sharbat Gula vive ahora en Kabul con su hijo y tres hijas tras ser deportada de Pakistán

 

Sharbat Gula, en la icónica portada de 'National Geographic' (izquierda), y en una imagen reciente. -

EL PERIÓDICO
23/01/2017

Sharbat Gula, la niña afgana que en 1985 protagonizó una icónica portada de 'National Geographic', es ahora una mujer enferma y frágil, minada por las vicisitudes que ha tenido que vivir, que intenta iniciar una nueva vida en Kabul (Afganistán) con su hijo y sus tres hijas. La cadena británica BBC ha logrado entrevistarla. Ella solo reivindica su derecho a tener una vida tranquila.

La última vez que esta mujer de intensos ojos verdes fue noticia fue el pasado noviembre, cuando Pakistán ordenó su deportación a Afganistán tras detenerla un mes antes por estar en posesión de documentos de identidad falsos. Ella argumentó que necesitaba una tarjeta de identidad para educar a sus hijos y vender su casa. La justicia paquistaní la condenó a 15 días de prisión antes de liberarla y enviarla de regreso a su país. "Ha sido el peor incidente de mi vida, el más duro", asegura Gula, que estaba satisfecha con la vida que llevaba en Pakistán. "Estábamos bien, teníamos buenos vecinos. No imaginé que el Gobierno paquistaní me fuera a tratar así", explica.

De regreso a Kabul, el pasado diciembre, las autoridades afganas se volcaron en ayudar a Gula, que ahora tiene 44 años y está enferma de hepatitis C, para que pudiera iniciar una nueva vida en un país del que salió cuando era una niña. Los últimos 35 años los ha pasado como refugiada en Peshawar (Pakistán). Allí con 13 años se casó con su marido. Éste y su hija mayor murieron en esa ciudad, víctimas de la hepatitis. Rezar ante sus tumbas sería lo único que la motivaría ahora a regresar.

AGRADECIDA A AFGANISTÁN

Gula agradece la acogida de Afganistán. "Me han tratado con respeto y cariño. Les estoy agradecida", afirma respecto al expresidente Hamid Karzai y a su sucesor, Ashraf Ghani. Ahora espera que cumplan su promesa de ayudarla económicamente y darle una casa. Por el momento vive en un alojamiento temporal.

Su nueva vivienda estará lejos de su Kot natal. Esa zona está en manos de yihadistas vinculados al Estado Islámico. "No puedo ir a visitar mi pueblo por la inseguridad que hay", lamenta. Su prioridad es quedarse en Afganistán, tratar su enfermedad y dar una educación a sus hijos. Hecho esto, sus planes pasan por la solidaridad: "Quiero crear un hospital o un centro de acogida para ayudar a enfermos, huérfanos y viudas", explica a la BBC. "Me gustaría que hubiera paz, así la gente no se quedaría sin hogar", apunta esta mujer que conserva una mirada penetrante que transmite tanto miedo como esperanza.

IMAGEN ICÓNICA DE LOS REFUGIADOS

El fotógrafo Steve McCurry inmortalizó a Gula en 1984, cuando ella tenía 10 años, en un campo de refugiados en Peshawar. En el 2001, McCurry buscó y encontró de nuevo a Gula que, hasta ese momento, desconocía el impacto de su fotografía. "Cuando mi hermano me mostró la foto, me reconocí y le dije que sí, que esa era mi foto", recuerda. "Fue una sorpresa porque no me gustaban los medios de comunicación y no me gustaban las fotos de mi niñez. Al principio estaba preocupada por la publicidad de mi foto pero cuando supe que yo había sido la causa para que muchas personas y refugiados recibieran ayuda, me alegré", añade.

Pakistán albergaba, hasta hace poco, a casi 1,5 millones de refugiados afganos registrados legalmente. Además, se especula que hay otros 900.000 afganos en situación ilegal, lo que les convierte en una de las comunidades de desplazados más grandes y antiguas del mundo. Más de medio millón de esos refugiados regresaron a Afganistán en el 2016 tras un ultimátum de Pakistán.