+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Orgullo loco en León

Un domingo de locura. León se suma a las ciudades que el domingo 20 de mayo celebran por primera vez en España el Día del Orgullo Loco. Una jornada para concienciar a la sociedad sobre el estigma que sufren las personas con enfermedad mental y para exigir «hospitalidad» hacia las diferencias, así como respeto a la diversidad y a ese 5% de la población con enfermedad mental..

 

Lorenzo Blanco y Marcos de Matos, ayer en León. RAMIRO -

Orgullo loco en León -

16/05/2018

ana gaitero | león

La locura, esa palabra maldita, hace una fiesta de sí misma y a su medida. El Día del Orgullo Loco se reivindica como un antídoto, la mejor medicina, contra el estigma social hacia las personas con enfermedad mental, el 5% de la población, aunque se estima que un 19% sufrirá un episodio a lo largo de su vida.

«El orgullo lo cura» es el lema elegido en España que, por primera vez, se suma a esta celebración internacional nacida en 1993 en Canadá. Diferentes colectivos organizan actividades festivas y de sensibilización en una decena de ciudades el próximo domingo.

En León, La Rara Troupe y El Candil se han aliado para dar cabida a esta celebración el próximo domingo. Los audiovisuales creados por el grupo de trabajo en nacido al calor del Musac en 2012 en torno a la salud mental, se proyectan en el pequeño local social y cultural que alumbra el barrio de El Ejido desde hace cuatro años a partir de las 12.30 horas del mediodía.

La fiesta se amenizará con un baile vermut y talleres que llevan títulos tan sugerentes (e irreverentes) como Tocados y Se me va la pinza. Lorenzo Blanco y Marcos de Matos son de los de los integrantes de La Rara Troupe, que han querido dar la cara ante la sociedad leonesa con motivo del Día del Orgullo Loco.

Para Lorenzo Blanco, la locura es «algo puntual» que sucede «cuando nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos se desintonizan, como cuando no se puede sintonizar una emisora de radio». En la práctica la palabra cae sobre su vida como una carga de la que es difícil librarse.

La etiqueta del diagnóstico clínico —esquizofrenia, trastorno bipolar— o el haber pasado por una unidad de agudos o el hospital Santa Isabel se transforma a menudo «en un diagnóstico social» que equivale a «persona despreciable», lamentan en un manifiesto personal que han elaborado para dar difusión en León a la convocatoria del Día del Orgullo Loco.

Blanco se emociona al leer algunas de las frases que quiere hacer llegar a la población: «Los que han pasado por un trauma similar comprenderán la fuerza que se necesita para incorporarse de nuevo, hace falta mucha ayuda familiar, trabajo, sociedad». Un cambio de mentalidad y de actitud que esperan poder contribuir a que se haga realidad con su testimonio.

Han querido sacar el sufrimiento del armario porque, como dijo Frida Kalho, «amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior». Con esta cita se encabeza el manifiesto elaborado por los grupos de apoyo mutuo, activistas y asociaciones que ha tomado la iniciativa de organizar en España por primera vez en 25 años el Día del Orgullo Loco.

«Este movimiento nace de manera espontánea e informal y desde la premisa de que sentir orgullo de la condición de loco o loca puede resultar terapéutico», subraya el manifiesto. Se han apropiado de la injuria para contrarrestar su carga peyorativa e incluso aceptar alguna de sus acepciones.

«Creemos que el concepto de enfermedad nos hace prisioneras y nos excluye del resto de la sociedad», apostilla.

Conscientes de que los términos loco, loca y locura incomodan a algunas personas que padecen la enfermedad mental, señalan que «nos gustaría con nuestra manera de entender y sentir el orgullo loco ser inclusivas y creemos que no hay mejor manera que siendo empáticas con las demás». «No nos olvidamos de aquellas personas que sufren por diversas causas y que difícilmente podrán sentir orgullo en esa situación», apostillan.

Los colectivos promotores quieren salir del silencio y del silencimiento al que la enfermedad mental es sometida porque «nuestra voz genera sufrimiento», añaden. Pero el contacto con «cierto dolor, advierten, también «nos hace más sabias y más fuertes».

El derecho a consensuar sus propios tratamientos, recordar a las personas que han sufrido abusos y torturas en los centros psiquiátricos (como el aislamiento o la contención mecánica) son otras de las reivindicaciones que aparecen en el manifiesto estatal del Día del Orgullo Loco. También se busca modificar la percepción que tiene la sociedad de los problemas de salud mental, acabar con el estigma, los prejuicios y la discriminación y «dignificar la locura como paso previo para reivindicar un cambio en la forma en que se afronta la salud mental en España», aseguran.

El Día del Orgullo Loco es ya una tradición en países como Canadá que inventó el Mad Pride hace un cuarto de siglo y ha contagiado a países como Estados Unidos, Reino Unido, Suráfrica, Francia, Brasil, Bélgica, Alemania, Ghana, Australia y Chile, que ya tienen sus propias réplicas de la convocatoria.

En España, la asociación Hierbabuena de Asturias sembró la semilla del orgullo loco (https://player.vimeo.com/), que este año se ha trasplantado y brota en Castilla y León, además de La Rara Troupe y El Candil figura el colectivo Caleidoscopio, junto a otros como Barlovento de Murcia, Mejorana de Navarra, Flipas, Alonso Quijano y Enups de Madrid, Espiral de Canarias, Federación Andaluza en Primera Persona, GamValencia y Frankestain en la Comunidad Valenciana, Activament y Federación Veus en Cataluña, Stop Stigma de Aragón y Oye que Radio de Castilla y León. Además, cuentan con el apoyo de Otra Esquizofrenia es Posible, Afes, Amics de la Salud Mental, Ecos, Fundación Mundo Bipolar, Col.lectiu Obertament, Radio Himalia o Radio Nikosia. La Confederación Salud Mental España acoge el evento en su web.

La locura sale del armario para acabar con la locura. Para curar el estigma y hacer visibles a las personas que además de tener un diagnóstico sienten, piensan, tienen habilidades sociales, personales y muchas capacidades que ofrecer a la sociedad. La locura se reivindica en un domingo loco. También en León. En El Candil con La Rara Troupe.