+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«Se vuelven irritables y su postura es violenta»

 

Jorge Peña. DL -

23/01/2017

Al programa de adicciones sin a sustancias asisten 46 personas al año, 18 menores de 25 años ‘enganchados’ al juego y el móvil. «No lo ven como un problema», asegura Jorge Peña, director de Proyecto Hombre. Los síntomas de alarma son generales a todas las adicciones: cambio de carácter, irritabilidad, negación y postura violenta en la familia. «La familia tarda en enterarse de lo que pasa hasta que se da cuenta del dinero que ha perdido en el juego. Cuando empiezan la terapia incluso desconocen la dimensión de la deuda, que descubren poco a poco». Peña insiste en que la adicción «es una enfermedad que pilla a todas las clases sociales».

Para empezar las terapias hay que sellar pactos con el paciente, que se firman en un documento. «Pierde una serie de libertades que recupera cuando cumple los objetivos, como no manejar dinero, ir siempre acompañado por un familiar que es el que hace el seguimiento, analíticas de sangre. Y por supuesto, nada de móviles ni de ordenadores. Si las condiciones no se cumplen tienen que buscarse otros recursos». Los análisis de sangre se hacen para comprobar que la persona que sufre una ludopatía es adicta a otras sustancias como el alcohol o la cocaína. «En muchas ocasiones descubrimos que tienen problemas con otras adicciones. El proceso de recuperación no es lineal, hay que trabajar también las recaídas y las mentiras». En Proyecto Hombre las terapias son individuales, grupales y con la familia.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla