+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Sexualidad sin barreras

Sexo y discapacidad intelectual no están reñidos pero aún hay que romper tabúes sociales y en el entorno familiar, particularmente respecto a las mujeres. La psicóloga y sexóloga Natalia Rubio lo facilita en León con un curso para profesionales, personas con diversidad funcional y enfermedad mental..

 

Las fotos usadas en Asprona León muestran la diversidad de los cuerpos, modelos sexuales y situaciones vitales. JESÚS F. SALVADORES -

12/04/2018

ana gaitero | león

Sobre el suelo, una serie de fotos eróticas y de personas con discapacidad. En la pantalla, un título: Nuestra sexualidad. Y alrededor, formando un círculo, más de treinta personas con discapacidad intelectual que trabajan o realizan actividades prelaborales en Asprona León.

El escenario lo ha preparado la sexóloga Natalia Rubio. Para hablar de sexo con personas con discapacidad intelectual. Algo que es más fácil de lo que parece o parece fácil cuando se escucha a la sexóloga Natalia Rubio dialogar con este grupo de personas. Novias, novietes, amigos y amigas especiales son palabras corrientes en su vocabulario, como lo son también salchichón o morcilla para referirse al pene. Y polla. O conejo, chocho, mejillón, chichi... y muchas más para referirse a la vulva y la vagina.

Ayer hablaron de sexo y mucho más. Salieron a relucir besos en los morros y días que, por distintos motivos, desde una gripe o los dolores de la menstruación, uno o una no tienen ganas de expresar afecto a nadie ni a nada.

Hablaron de la vida y de que la relación de pareja puede ser «muy aburrida» si se está todo el día juntos o llega un día que se termina porque se apaga la chispa del primer día.

Hablar de sexualidad con las personas con discapacidad intelectual es reírse sanamente. Dicen lo que piensan sin filtros. Pero, ¿qué pasa si a un chico que tiene novia se le ocurre un día dar besos en los morros a todo el mundo?

—Que le gustan todas..., responde alguien.

¿Y sí es la chica la que se levanta con ganas de besar a todos sus amigos y amigas?

—Es una fresca.

—Le está poniendo los cuernos al novio...

¡Pillados! La sexóloga enciende la luz sobre el trato desigual hacia chicas y chicos hacia una misma conducta. Es una realidad social. Y el ejemplo una forma de señalar también la conveniencia de controlar ciertos impulsos.

La sexóloga tantea lo que saben sobre tendencias sexuales. Y pide ejemplos de chicos a los que les gustan chicos. «Todos los de ...» (una cadena de televisión), dice una chica. «Ricky Martín, que está como un pan, apunta otra mujer.

El caso del famoso cantante da pie para hablar de por qué durante mucho tiempo se retrataba con chicas para parecer «normal» y vender más discos como le aconsejaban las discográficas. Y hasta de vientres de alquiler.

Hasta hace poco tiempo, plantear la sexualidad en las personas con discapacidad, y más en las que tienen discapacidad intelectual, «era tabú, casi diabólico, poco menos que un sacrilegio», afirma el gerente de Asprona León Pedro Barrio Santos.

Desde hace unos años, con el movimiento Plena Inclusión, la sociedad se ha empezado a concienciar de que «la sexualidad forma parte de los derechos de las personas con diversidad funcional», añade.

La normalización es el camino. Para ello, en León el Consejo Municipal de la Discapacidad ofrece formación a familias y parejas de personas con enfermedad mental, así como a personas con discapacidad intelectual y parálisis cerebral.

Se trata de sensibilizar al entorno directo, y también a la sociedad. «Nadie está libre de tener una discapacidad a lo largo de su vida», precisa Natalia Rubio. El método de esta psicóloga, sexóloga y especialista en educación especial, es trabajar la sexualidad «partiendo de la idea que tienen y con materiales adaptados», presentando modelos amatorios y simuladores que ayudan a entender mejor cuestiones de anatomía humana.

Hace unos años, la cuestión sexual en personas con discapacidad era «opcional o alternativa» y ahora ha pasado a ser una responsabilidad compartida. Los miedos y tabúes que se mantienen en la sociedad, se deben a que «hay una idea pequeña y estrecha de la sexualidad, angustiante la llamo yo». La que se ciñe a «mostrar el manejo de los genitales o se centra en los coitos».

Natalia Rubio habla también de «cuerpos, pudor, intimidad, afectos» y quienes participan, porque con ella no sólo se escucha, lo agradecen porque «son situaciones que se encuentran en el día a día». En definitiva, hay muchos aspectos en los que la sexualidad en las personas con discapacidad no es muy diferente a la del resto. «Cosas que se resuelven en la población general en edades tempranas —aunque también hay tabúes y a veces información poco fiable— puede que les lleguen más tarde», aclara. Antes o después, lo importante es que «aprendan a conocerse cómo son y cómo funcionan sus cuerpos desde términos de diversidad», precisa.

Las fotos que hay en el suelo muestran esa diversidad real que queda fuera de los modelos publicitarios y de los cuerpos ‘danone’ en los que «no se sienten reconocidos y les hacen sentirse hombres y mujeres de segunda y tercera categoría».

Natalia Rubio enseña a conocerse, aceptarse y expresarse. El camino de la satisfacción. Que en las relaciones con los demás «las cosas que decidimos hacer o no queremos hacer nos den satisfacción», un concepto amplio de placer sexual que a menudo se reduce «a coitos y orgasmos», subraya la sexóloga.

El curso se imparte también, a lo largo de tres días, a 41 profesionales y voluntariado del ámbito discapacidad intelectual, parálisis cerebral, trastorno del espectro autista (TEA) y del ámbito de la enfermedad mental. El interés por el tema de la sexualidad y la discapacidad ha sido tan grande que otras 38 han quedado en lista de espera.

Las familias y las parejas, en el caso de las personas con enfermedad mental, son otro frente. «Deben ser conscientes de que es un derecho y que es mejor tratarlo con naturalidad», precisa. La responsable del proyecto en el Ayuntamiento de León, Nela Rebollo, señaló que en próximas ediciones se abordarán temas como protocolos para la detección de maltrato y accesibilidad.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla