cultura ■ CóMIC

«Si Superlópez no crece con la película, tendré que dejarlo»

El dibujante leonés no quiere valorar la elección del actor Dani Rovira para encarnar a su mítico personaje de cómic.

verónica viñas | león

En 44 años no le ha salido ni una arruga. Superlópez, uno de los personajes más carismáticos del cómic español, creado en 1973 por el leonés Jan (Juan López Fernández), volará muy pronto por las salas de cine de la mano del realizador Rafael Caldera. El actor Dani Rovira se ha metido ya en la piel de este antihéroe. Su creador no quiere mojarse sobre la elección del protagonista de Ocho apellidos vascos para un personaje que, físicamente, se parece más a Javier Gutiérrez (el Satur de Águila Roja). Lo que tiene claro es que si no aumentan las ventas de Superlópez —creado como parodia de Superman—, tendrá que ‘colgar’ los lápices.

—¿Le gusta Dani Rovira para el papel de Superlópez?

—Es verdad que, al parecer, esta semana comienza el rodaje de la película Superlópez, pero, por decisión personal, yo no estoy vinculado a ese proyecto. Solo sé lo que leo en los medios. No me es posible opinar sobre una película que no he visto. Considero a Rafael Caldera un buen profesional, y lo mismo el resto del equipo, por lo que espero y deseo que tengan suerte.

—En las redes sociales ya hay debate sobre si Superlópez debe o no tener acento catalán, ¿qué opina?

—No veo esencial lo del acento catalán y no entiendo la polémica por ello, sí lo sería que hubiera versión en catalán.

—¿Tiene pensado ver la película? ¿Le han pedido asesoramiento para el filme?

—Acerca de ver la película, no lo sé... no puedo anticipar lo que haré; no soy un habitual de las salas de cine. Desde luego me gusta el cine, pero soy muy selectivo. Y no, no me han pedido asesoramiento para la película, pero eso se debe más bien a que yo lo he decidido así. No creo en absoluto que se necesite de mi asesoramiento ni que me fueran a hacer mucho caso.

—Hay gente que no lee cómics y va a conocer el personaje por el cine, ¿le preocupa el tratamiento que se dé al personaje?

—No puedo juzgar solo por una foto, que es lo único que he visto hasta ahora, el físico en un actor es lo de menos, lo que importa es la actuación... Tampoco creo que sea mi Superlópez, será el de Caldera.

—También se adaptó al cine Anacleto, a qué cree que obedece está ‘fiebre’ por llevar personajes de cómic a la gran pantalla?

—De Anacleto no he visto más que el tráiler y no sé que tal será la película, pero no me recuerda para nada al personaje de cómic, lo que no tiene por qué dar de resultado una mala película por eso. La proliferación de películas basadas en los cómics creo que obedece a la búsqueda de una mayor comercialización y falta de ideas propias de buen cine. Quizá mis gustos sean anticuados, pero el cine actual lleno de efectos espectaculares y destrozos continuos me atrae poco. La última película que he visto y que me gustó fue Un monstruo viene a verme, lo que ya dice bastante de cómo veo la actualidad de esa industria..

—¿Y el panorama del cómic lo ve más o menos alentador que el del cine?

— Bueno, creo que actualmente hay muchas dificultades para vivir del cómic, porque, en general, se lee menos y los jóvenes tiran más hacia los medios electrónicos, videojuegos, móviles y tabletas.

—¿Cuántas historias has hecho de Superlópez? ¿Se queda con Superlópez o con Pulgarcito?

—De Superlópez creo que he hecho más de 70 álbumes; y no tengo personajes favoritos: son un medio para contar mis historias, pero el personaje es la forma de venderlas, es el público quien los escoge. Pulgarcito ya hace muchos años que no lo dibujo, es de otro tiempo. Además Superlópez se dirige a chicos de 12 a 18 años y Pulgarcito era para niños de 7 a 12 años.

—¿Sigue trabajando de manera ‘artesanal’?

—No sé otra manera de hacer un cómic que no sea «artesanal»; pero si te refieres a que doy color y escribo mis guiones, rotulo... pues sí. No tengo ayudantes, trabajo solo.

—¿A qué atribuye el éxito de Superlópez durante tanto tiempo, a qué es un antihéroe tierno o a la crítica que destilan las historias?

—Yo no lo veo claro, pero lo cierto es que ya no tengo tantos lectores de 12 a 18 años y los que me quedan son los nostálgicos que me leyeron de chicos. La ventas bajan y si no crecen gracias a la película, seguramente tendré que dejarlo. Creo que Superlópez calaba porque se presta a relecturas.

—Después del homenaje que te hicieron en tu pueblo natal, ¿ha vuelto a León?

—Este año estuve en la fiesta de Toral en Tren, pero no es que pueda ir cada año, simplemente me gusta ir...

—El hecho de que siga habiendo semanas del cómic, como la reciente de Santander, en la que ha sido el principal invitado, demuestra que el cómic sigue gozando de buena salud?

—Eventos como los de Santander sólo demuestran que crece la consideración hacia el cómic como medio cultural; y, desde luego, ayuda mucho.

—¿No cree que Superlópez se parece más al actor Javier Gutiérrez que a Dani Rovira? ¿Usted a quién habrías elegido?

—Para mí, nadie se parece ni puede parecerse al dibujo de Superlópez. Un actor solamente se puede aproximar y quedarse con él mediante la actuación, que ya es un arte difícil, y cada uno tiene su estilo, como los dibujantes. No me puedo decantar.