lunes 1/3/21
Pilar Marqués | Vicerrectora de la ULE para El Bierzo

Un campus con garra y músculo

Pilar Marqués

El campus de Ponferrada de la Universidad de León fue creado en 1996 como «una apuesta de futuro». Desde esas fechas ha experimentado distintas olas de progreso y retroceso. No es mi intención estancarme en errores del pasado, pero sí tenerlos en consideración para aprender de ellos y para que no vuelvan a tener ni un ápice de protagonismo en nuestro proyecto de futuro.

Ponferrada ha sido conocida por el carbón y la electricidad. Posteriormente, por la industria eólica, el turismo y, en los últimos años, por distintos proyectos industriales que han dejado su huella en nuestra comarca. En todos estos escenarios, los bercianos y quienes han venido a nuestra tierra por el atractivo de sus oportunidades han experimentado también el azote de distintas crisis que han puesto a prueba nuestra capacidad resiliente. Este contexto de éxitos y dificultades demanda al campus una gran inercia en un proyecto social: impulsar y dinamizar. 

Medir la rentabilidad de un campus en términos económicos no es habitual, pero para El Bierzo es necesario. Honestamente, el impacto a nivel de la comunidad lo debemos de traducir en un retorno social. Es decir, sabemos que un estudiante genera un consumo sobre 8.000 euros/curso académico, que un colegio universitario genera puestos de trabajo, que los estudiantes se trasladan y se mueven, etcétera. Pero, además, los estudiantes se conocen, intiman y crean un proyecto personal y profesional que puede anclarse en El Bierzo. Un trabajo fin de grado o de máster aporta la transferencia de conocimiento capaz de emprender en el territorio. Un investigador desarrolla una investigación y es polo de atracción para más investigadores, empresarios, etcétera, y de todo esto, el origen es nuestro campus universitario.

La idea de consolidar y empoderar a Ponferrada como ciudad universitaria nos involucra a todos, no sólo a la propia ciudad, sino más bien a toda la comarca

Tenemos un proyecto ambicioso, lo sabemos y lo asumimos. Todo el equipo rectoral, liderado por nuestro rector, Juan Francisco García Marín, somos conscientes que sólo lo conseguiremos si logramos sumar y servir de pegamento para un compromiso colectivo capaz de planificar la sostenibilidad del campus. No se trata sólo de iniciar proyectos; lo complejo es mantenerlos y lograr que evolucionen con un crecimiento positivo.

Los mayores retos en nuestro campus pasan por elevar el número de estudiantes, dotar de una vida universitaria atractiva, fidelizar a los docentes e investigadores, visibilizarnos a nivel internacional, ofertar una docencia de impecable calidad y, muy especialmente, volcarnos en el territorio como una constante matemática de nuestro proyecto. 

Pilar Marques opinion
En este sentido tenemos muchas cosas por hacer y el contexto pandémico no nos frenará, sino que aprendemos de su terrible estela: valorar lo sencillo, lo social, lo humano, la generosidad, el bienestar y el respeto a nuestro entorno. El campus de Ponferrada cubre estas premisas. Tenemos grados relacionados con salud y bienestar, y con el entorno natural y medioambiental. La simbiosis es perfecta. Ahora debemos de conjugarla y con esta rica diversidad hacer un campus especializado en sostenibilidad, un campus verde e inclusivo. Nuestra estrategia sigue los ejes de la Agenda 2030 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. De esta forma, potenciamos y materializamos las relaciones con administraciones públicas y empresas privadas, implementamos medidas que fomentan una universidad diversa, dialogante y solidaria, impulsamos una cultura por la transformación digital, e incorporamos las tecnologías más disruptivas para convertir nuestro campus, en un campus de futuro, tal y como se etiquetó en su creación en el año 1996.

Las enseñanzas deben adaptarse a las nuevas generaciones. Los que llevamos tiempo en el campus hemos visto una gran transformación en nuestros jóvenes universitarios tan sólo en los últimos cinco a ocho años. Tienen otros valores, priorizan cosas distintas y siempre nos enseñan. Nuestro objetivo es ofrecerles lo que necesitan para construir una sociedad ejemplar y, especialmente, que disfruten de lo que hacen y de su experiencia en la Universidad de León. Su recuerdo entrañable también es nuestro objetivo, porque su recuerdo es el origen de un embrión en el campus que forma parte de una estrategia circular: nuestros estudiantes son la razón de ser, y sus consecuencias y actuaciones como egresados también revertirán en el campus.

La idea de consolidar y empoderar a Ponferrada como ciudad universitaria nos involucra a todos, no sólo a la propia ciudad, sino a la comarca. Desde una ciudad las personas se mueven a los entornos, disfrutan de ellos, captan su atractivo y sueñan y visualizan proyectos concretos de vida. Aspiramos a ser un activo de desarrollo y para ello necesitamos la concurrencia de todos los esfuerzos. Aquí estamos, somos ULE-Campus Ponferrada. 

TALLERES-BENAVIDES

Un campus con garra y músculo
Comentarios