jueves. 30.06.2022
Lucas Morán | Director del Museo Etnográfico de León

Diario de León como patrimonio provincial

Lucas-Mor´ñan

Se ha apuntado, sin duda, a la dinámica de longevidad de nuestra provincia y celebra sus 115 años de vida: ¡casi nada! Una cifra redonda y temo que inalcanzable para la mayoría de los medios de comunicación, dadas las circunstancias adversas que soportan. Pero «el diario», como nos referimos ya los leoneses al periódico decano de la prensa leonesa, con esa confianza de más de un siglo entre nosotros, sigue en la brecha con buena salud y paso firme, y con el mismo entusiasmo de siempre en su empeño de mirar de cerca la actualidad informativa leonesa. Para todos los que somos sus lectores fieles y para los ciudadanos en general que gustan de estar en contacto permanente con la noticia esta efeméride es un verdadero privilegio.

En mi dilatada vida puedo destacar, al menos, cuatro momentos muy relacionados con el DIARIO DE LEÓN. En mi infancia, allá en un pueblo montañés, llamémosle región, donde «volvía» después de cada trimestre en el colegio, interno, primero en Cervera de Pisuerga, y más tarde en Amurrio, en el País Vasco. Allí, en el verano, era obligatorio ayudar a mis padres en las tareas típicas de la montaña: cuidar las vacas, recoger hierba, trillar, etcétera. Realmente las vacaciones para mí comenzaban cuando regresaba al colegio, donde las únicas tareas eran estudiar y jugar a fútbol. En el pueblo las lecturas que me acompañaban mientras cuidaba las vacas eran los tebeos, la revista Reader´s Digest, Hermano Lobo (¡uhhh, para el año que viene! ) y algún ejemplar del DIARIO DE LEÓN, siempre de la semana anterior, pero que me servía para tener una noción básica de lo que ocurría en el exterior. Todo ello se lo enviaba a mi abuelo un familiar capitalino y constituía para nosotros, los nietos, un tesoro al que podíamos acceder después de que él lo hubiese ojeado y autorizado, pasión que heredó mi padre, quien hasta el final de su vida, armado de sus gafas de presbicia, lo devoraba diariamente de principio a fin.

lucas moran

Más tarde, en mi juventud, estudiando Turismo en la capital, justamente en aquel momento tan ilusionante para los que vivimos el paso de la dictadura a la democracia, tuve el enorme privilegio de tener como profesor de historia a don Antonio Viñayo y como profesor de Publicidad a un directivo del DIARIO DE LEÓN que nos llevó a conocer las rotativas del periódico cuando las noticias se cocinaban en la calle Pablo Flórez.

Siento un enorme placer interior cuando recorro las distintas salas del museo y compruebo que la mayoría de los objetos expuestos en él me transportan a la infancia

Siendo adulto tuve la fortuna de conocer e intimar con uno de los corresponsales más activos y queridos del periódico: el viejo maestro Enrique Alonso, siempre fiel a su cita dominical con su Retablo Leonés. Su cariño y entrega por lo leonés iba más lejos: la pequeña pero interesante biblioteca que se conserva en ese pueblo montañés se debe a sus buenos oficios para conseguir que el propio director del DIARIO DE LEÓN en aquel entonces regalase una buena colección de libros para el teleclub del pueblo.

Ahora, ya con canas en las sienes y como responsable del Museo Etnográfico Provincial, siento un enorme placer interior cuando recorro las distintas salas y compruebo que la mayoría de los objetos expuestos en él me transportan a mi infancia. Ser agradecidos es de bien nacidos, y por todo ello tengo que reconocer la atención que nos dedican y el excelente tratamiento que desde DIARIO DE LEÓN recibe siempre esa parte tan relevante de nuestro patrimonio provincial, de nuestro pasado, de nuestra historia heredada, de esta caja de sorpresas que pretende ser nuestro museo. Mi gratitud, pues, por ello al DIARIO DE LEÓN. Ánimo, felicidades y adelante.

Ayuntamiento-de-La-Robla

Diario de León como patrimonio provincial
Comentarios