miércoles. 29.06.2022
José María Merino | Escritor y académico de la RAE

Feliz cumpleaños en tiempos azarosos

EL ESCRITOR LEONÉS JOSÉ MARÍA MERINO Y SU MUJER , MARI CARMEN NORVERTO, CEDEN A LA CATEDRAL DE LEÓN UN CRISTO DE MARFIL DEL SIGLO XVII QUE FUE ADQUIRIDO EN UN ANTICUARIO EN LOS AÑOS CINCUENTA

Cumplir los 115 años en una época tan complicada como la que vivimos merece sin duda una calurosa felicitación a DIARIO DE LEÓN, y obliga a reflexionar sobre ciertos aspectos del largo período en el que ha venido desarrollando su vida. 

Los principios del siglo XX, cuando nace el periódico, fueron tiempos prometedores para León. El tren había llegado en 1863, a fines del siglo XIX Gaudí había realizado la Casa de Botines, y tras la progresiva urbanización del Paseo de las Negrillas —hoy avenida de Ordoño II— comenzaría el ensanche, que modernizaría decididamente la ciudad —los edificios Goyo, Roldán, Pallarés o el Hotel Oliden son de los años veinte...—. En el año 1916, mi abuelo José Merino estaba preparando con toda la ilusión lo que enseguida sería El Paraíso, en Trobajo del Camino, un restaurante y espacio festivo, lo que denota que la ciudad tenía motivos para el esparcimiento. Crecimiento poblacional, vigor urbano... Sin duda, aquel primer cuarto del siglo XX fue esperanzador para los leoneses en muchos sentidos. 

En cuanto al DIARIO DE LEÓN, como escritor y lector reconozco con gratitud la atención que ha venido prestando a la cultura, y el aprecio con que ha tratado y trata a la literatura leonesa, y hay que celebrar también que su suplemento cultural, Filandón, creado en 1985 por Alfonso García Rodríguez y el prematuramente fallecido Ángel García Aller, recibiese en el año 2004 el Premio Nacional de Fomento a la Lectura. 

Representaci򬟤e las Cortes del Reino de Le򬟥n el claustro de San Isidoro. F. Otero Perandones.

Como todos los buenos medios de comunicación, DIARIO DE LEÓN nos ha venido informando puntualmente de las perspectivas que afectan a los aspectos poblacionales y económicos de nuestra comunidad, tanto de la capital como de su entorno regional e histórico. Por ejemplo, gracias a varios de sus artículos, los lectores pudimos conocer que la que llegó a ser capital de un reino que ocupaba media Península Ibérica, en los últimos tiempos no puede evitar la despoblación. Los datos hablan por sí solos. Según el DIARIO DE LEÓN, León contaba con 147.000 habitantes en 1995, y en 2018 eran 23.000 menos... Y hay que puntualizar que todos los datos poblacionales que se fueron sucediendo en diversos artículos precedieron al interesante informe León, un territorio en crisis, que hizo público la Diputación de León en marzo de 2019, a propósito de la «dispersión y distribución de la población leonesa». 

Añadiré que Joaquín Cuevas Aller, el pasado 4 de diciembre, apuntaba en el periódico que la provincia de León ocupaba el puesto 25 en renta per cápita en 1983 y que hoy está en el penúltimo puesto, sólo superada por Lugo. «León ha perdido desde entonces 125.000 habitantes, es la provincia española que más población ha perdido en cifras absolutas, y sigue perdiendo personas año tras año.»

Como escritor y lector reconozco con gratitud la atención que el periódico ha venido prestando a la cultura, y el aprecio con que ha tratado y trata a la literatura 

Vemos que DIARIO DE LEÓN  nos ha tenido siempre bien informados. Otro artículo del periódico, este más antiguo y firmado por David Díez Llamas —19 de marzo de 2014— nos hablaba del llamado Producto Interior Bruto leonés, y nos contaba que en 1980 el PIB de la provincia de León representaba el 18,71% del total de lo que luego sería Castilla y León, un porcentaje que llegó a ser hasta del 20,15% en 1983. Es decir, que entre 1980 y 1983 se dio un ascenso positivo. Sin embargo, seguía contándonos el articulista: «En 1983 nace la autonomía de Castilla y León. ¿Qué efectos tiene para la economía leonesa y su PIB?... Pues que en ese período se produce un progresivo descenso de la aportación del PIB de la provincia sobre el conjunto de Castilla y León. Así, se pasa de representar un 20,15% del PIB a un 18,23% en el 2011... Es decir, mientras en el período previo al nacimiento de esta autonomía la provincia gana 1,44 en ese porcentaje, a partir del origen de ese marco autonómico pierde 1,92...». En el artículo, Díez Llamas se preguntaba «qué pasa con la provincia de Valladolid». Y resulta que, con el nacimiento de la Comunidad, su PIB pasa de representar un 20,45% en 1983 a ser el 23,44% en el 2011 (es decir gana 2,99 puntos). ¡Y estamos hablando de hace diez años! «Mientras en el año del nacimiento de Castilla y León ese diferencial de aportación del PIB era favorable a Valladolid en 0,3 puntos, en 2014 ese diferencial había pasado a ser de 5,21 puntos». 

Claro que estos datos permiten afirmar, a los que se oponen a una autonomía leonesa escindida de la actual, que el futuro leonés sería catastrófico. Mas repasando los datos oficiales, en 2018 la media del PIB español es de 25.771 euros por persona, y a Valladolid le corresponden 26.901 euros, mientras que a León 21.579. Añadiré que a Zamora le corresponden 19.813 y a Salamanca 21.187. Y que, por ejemplo, a Burgos 29. 571 y a Palencia 27. 346...

¿Peor todavía? Si a León, dentro de la actual estructura autonómica, le ha ido tan mal en lo poblacional y en lo económico ¿qué decir de la memoria histórica? Lo que León supuso para la conformación de España está oculto —desde los regímenes forales a la creación del primer sistema preparlamentarista del mundo— y hasta me atreveré a afirmar que siniestramente oculto. León se encuentra en trance de perder su identidad, tan importante para la española. Estamos pasando del ensanche a una «mengua» galopante, feroz. 

Y hay que agradecer a DIARIO DE LEÓN que siga publicando, entre muchos otros, textos que nos informan de ello y nos lo recuerdan...

Logo RBH Global

Feliz cumpleaños en tiempos azarosos
Comentarios