jueves 6/5/21
Agustín Nogal Villanueva, Decano del Colegio de Ingenieros Industriales de León

León debe apoyarse en sus fortalezas

ing

Escribir para poner en relieve la continuidad de un medio de prensa, 115 años, no es tarea fácil. Aún menos ante el cúmulo de buenas y diversas plumas a las que se ha recurrido para evocar recuerdos y emociones con respecto a una entidad, pues el DIARIO DE LEÓN es algo más que páginas de escritura, ya sean en papel o en digital. Recuerdo la satisfacción que me producía que mi padre me remitiera recortes de noticias a la húmeda Donostia, donde estudié ingeniería, o a la lejana Melilla, donde cumplí el servicio militar. En tiempos sin internet, esos retazos de comunicación me hacían sentir por unos instantes que estaba «en casa», rompiendo la morriña. El DIARIO DE LEÓN no sólo ha sido un gran medio de comunicación de noticias, sino, además, un vínculo con nuestra tierra y con sus paisanos. Así sigue siendo, y se mantendrá.

Especial mención para el suplemento Innova, favoreciendo culturalmente la innovación, investigación, desarrollo y nuevas tecnologías. Proyectos aquí generados, el talento y esfuerzo de empresas e investigadores leoneses, muchos de ellos jóvenes, han podido ser reconocidos, aquí y fuera de los límites provinciales. En una situación de grave crisis, la investigación y el desarrollo deben conseguir que alcancemos un futuro mejor, pues las sociedades que no son capaces de innovar, de mejorar, no permanecerán. Para innovar y crecer no es preciso ser una gran empresa, sino disponer de capital humano.

León sufre una gran crisis económica por el cierre de la minería del carbón y de las centrales térmicas sin implementar medidas compensatorias. Eran locomotoras económicas que comportaban muchos servicios industriales alrededor, impulsando la economía. Esto no va a volver, pues a nivel mundial se piensa dentro del enfoque de la economía verde y la descarbonización. Hubo reconversiones, como en los años ochenta, en actividades siderúrgicas primarias y navales, que en muchos lugares provocaron gran pérdida en mano de obra. Pero consiguieron sustituir lo perdido por otras actividades. Por ello no hay que ser tan pesimistas.

Se está haciendo un gran esfuerzo en relación con los sectores turísticos, agroindustrial, comercial y de servicios. La provincia tiene base para ello, pero no es suficiente. Los países que mejor soportaron la anterior crisis fueron aquellos con una mayor producción industrial. De ahí la importancia del programa europeo para alcanzar el objetivo de un 20% de PIB de base industrial, cambiando modelos económicos. España, que estudia un plan por la industria, y por supuesto aún más para León, están todavía lejos de ese objetivo.

Hay pesimismo sobre la industrialización en León, donde industria se relaciona con automoción e industria pesada. Pero hay sectores productivos relevantes: el biotecnológico y químico, la agroalimentación, la fabricación de vidrio, el cementero, un importante sector informático asociado con la seguridad informática y el centro de Supercomputación, que influirá en mayores capacidades del sector tecnológico. El sector energético sigue siendo importante por el impulso de las renovables: eólicas, solares, hidráulicas e hidrógeno. El logístico, por iniciativas privadas, está ofreciendo un fuerte desarrollo, pues tenemos una ubicación geográfica estratégica como centro del noroeste ibérico. Hay una gran universidad, centro difusor de conocimiento muy importante, y otros polos de conocimiento técnico, como el Parque Tecnológico. Hay sectores consiguiendo soportar esta crisis económica. Es perfectamente plausible que podamos tener una economía más diversificada.

Tenemos empresas punteras, líderes en sus sectores, que exportan a muchos lugares del mundo. Los bienes de equipo, mecánicos y eléctricos, y los derivados de la industria metálica, están a la cabeza de las exportaciones leonesas, con más del 25%. Y me presta, que decimos en León, destacar que desde aquí hay empresas de ingeniería que realizan trabajos de proyectos y supervisión de los mismos en lugares, no ya de la geografía nacional, sino en países extranjeros. También se exporta ingeniería desde León, y me enorgullece.

Mejor que en las debilidades y en llorar subvenciones, debemos apoyarnos en las fortalezas, reclamando planes efectivos de acción, a los que tenemos derecho

La solución la tenemos que buscar nosotros y no quedarnos esperando a ver si alguien nos viene a sacar las castañas del fuego. Nuestros antepasados no permanecieron aguardando a que un rey quisiera hacer a León pasar a la historia por ser Cuna del Parlamentarismo. Lucharon por ello. Lamentablemente hemos caído en la posición de esperar un maná del cielo en forma de subvenciones. Hay que pasar de la cultura del maná a la cultura del esfuerzo.

La provincia de León debe apoyarse en sus fortalezas, que las tiene, y no en sus debilidades llorando por subvenciones, sino reclamando planes efectivos de acción, a los que tiene derecho, al igual que han realizado otros territorios. Hay que potenciar posibilidades y expectativas y de futuro, personas que, cuando llueve, vean la oportunidad de vender paraguas. Hay que trabajar con pico y pala, no sólo con ideas.

Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida. De esta crisis también saldrán cosas positivas, como después de todas las grandes crisis. No es el fin del mundo, es el inicio de uno nuevo. Falta creérnoslo, no ponernos en plan catastrófico y no ser tan victimistas y echar la culpa a otros y a las instituciones, que llevan años olvidándose de esta provincia, pues León reclama, pero parece que, con poca garra, como para no herir susceptibilidades.

ing2

Deberíamos, con inteligencia, convertir el problema actual en una oportunidad para lograr una transición al futuro, apostando por sectores con valor añadido que aporten cierta estabilidad a la economía y no suframos tan profundamente los vaivenes y tensiones geopolíticas. Son precisas reformas estructurales y técnicas modernas que posibiliten la creación de tejido empresarial competitivo en León. Luchemos porque en próximos aniversarios de DIARIO DE LEÓN pueda hacer constar como hemos salido adelante y que hemos demostrado resiliencia (capacidad de adaptación con resultados positivos frente a situaciones adversas), una propiedad de los materiales que estudié en metalurgia, concepto que ahora se aplica en varios aspectos de la sociedad.

León debe apoyarse en sus fortalezas
Comentarios