viernes. 02.12.2022
Beni Rodríguez Fernández Presidenta del Consejo de Gestores de la Red Española de Reservas de Biosfera

León, naturalmente

beni

Nací en una cuenca minera, la asturiana del Caudal, en Mieres del Camino, hoy Espacio Protegido de las Cuencas Mineras del Principado y con muy pocos años llegué a mi casa, La Pola de Gordón, cuenca minera de Ciñera-Matallana, en pleno corazón de la Montaña Central Leonesa.

Fui hija de la mina y ello modeló parte de lo que hoy conforma mi carácter y sin duda también el de muchos de los montañeses que hemos nacido en las diferentes cuencas mineras de nuestra provincia, con características como el esfuerzo, el tesón, el sacrificio y el orgullo de pertenencia a una de las regiones más bellas de nuestro país, la Cordillera Cantábrica leonesa.

Cuando en el año 1991 se produce una de las mayores huelgas mineras de nuestra provincia, mi generación estaba a punto de entrar en la Universidad, las escuelas rurales nos permitieron formarnos y permitirnos ver que existían caminos que explorar, muchos de ellos caminos sin retorno a nuestros pueblos. Como parte positiva de nuestra reciente historia, cada vez hay más escritoras y escritores que cuentan en primera persona y desde dentro la vida y el día a día de nuestras sociedades mineras, y de la Montaña de León por extensión, en estos últimos cien años.

A lo largo de ese tiempo en el que cualquier joven afronta su vida universitaria, y los años posteriores de capacitación, búsqueda de empleo, etcétera, y recorrer otros lugares de nuestra geografía, vas interiorizando que vivimos en una de las provincias de mayor riqueza natural y cultural de España, los paisajes ecoculturales construidos por la coexistencia sostenible entre el ser humano y la naturaleza alcanza en León su mayor exponente.

Tenemos el marco natural perfecto para iniciar un camino sostenible hacia la diversificación económica que dolorosamente hemos aprendido

Algunos datos de la riqueza natural leonesa: Parque Nacional Picos de Europa, el más antiguo de España, Parque Regional de Riaño y Mampodre, Parque Natural de Babia y Luna, monumentos naturales de Lago de La Baña, Lago de Truchillas y Las Médulas. Un 25% del total de la superficie leonesa es aportada a la Red Natura 2000, siendo la provincia que más territorio aporta de toda la comunidad autónoma al espacio europeo que protege lugares y valores naturales.

Por último, y a escala mundial, León atesora la declaración de siete reservas de la biosfera, dentro del Programa Persona y Biosfera de La Unesco (MaB), el cual cumple 50 años en este 2021, aglutinando la mayor concentración mundial de reservas de la biosfera, figura que reconoce territorios únicos en el planeta por sus valores patrimoniales, tanto culturales como naturales.

Y todo esto es León.

¿Cómo veo el futuro de la provincia de León, y deseo que El DIARIO DE LEÓN lo pueda contar en otros al menos 115 años de vida? Con optimismo, pero con los pies en la tierra.

dibujo

Tenemos el marco natural perfecto para iniciar un camino sostenible hacia la diversificación económica, algo que dolorosamente hemos aprendido y es que no podemos poner todos los huevos en la misma cesta, como sucedió en nuestra provincia con la minería, locomotora económica que empujaba todo lo demás. Hoy mantenemos una actividad agrícola y ganadera, especialmente en extensivo, que debe caminar hacía estándares de calidad y diferenciadores que les haga únicos en el mercado.

En el ámbito agroalimentario contamos en este momento con el mayor número de marchamos y etiquetas de productos, no solo en Castilla y León sino en toda España, unas 28 en total, haciendo de este sector uno de los mejores embajadores de León, llegando cada día a todos los restaurantes y domicilios de este país.

Y todo ello acompañado de un mosaico enorme de opciones en el ámbito del turismo, ciudades bimilenarias, la mayor extensión de Cordillera Cantábrica, con todo lo que el turismo y el deporte de naturaleza supone, así como los paisajes agrarios del sur de León y su riqueza natural, especialmente como reservorio de avifauna en nuestro continente.

Pero, como montañesa, permítanme además que presuma de nuestras gentes, de las mujeres y hombres que habitan nuestros pueblos, donde hay una riqueza profesional y personal incalculable y que no suelen o solemos tener la voz allá donde se toman las decisiones sobre el futuro común. En la provincia hay optimismo, hay ganas de luchar y de tener el futuro que León se merece, ha sido una de las tierras más generosas de nuestro país, ha dado recursos alimenticios, minerales, hídricos, energéticos, forestales... y pienso que va siendo necesario que parte de esa generosidad se restituya para con nuestra provincia. Hoy, modernas amenazas sobrevuelan nuestra montaña en nombre de una transición ecológica y justa, la despoblación ha adelgazado terriblemente la masa crítica, pero aun así los montañeses y leoneses seguiremos trabajando y colaborando para mantener el legado de nuestros antepasados y poder traspasarlo a generaciones futuras.

No olvidemos que nos enfrentamos a dos grandes retos, el demográfico y el cambio climático, y que para ello debemos exigir a nuestros representantes altura de miras, compromiso con la tierra y estrategias a largo plazo para que León alcance ese desarrollo sostenible que todos nos merecemos.

Por último, desde antes del importantísimo movimiento Me Too, sabemos que la continua pérdida demográfica depende mucho de las decisiones y confianza en sí mismas de las mujeres leonesas. Con ese diagnóstico, van más de seis años que la presidencia de la Red Española de Reservas de Biosfera recae en una mujer. Y eso es así, sabiendo todas las gestoras y gestores que la problemática de género, y sus oportunidades, han sido llevadas desde España a la Red Internacional Iberoamericana y al IV Congreso Mundial MaB celebrado en Lima, Perú, liderando la inclusión de la perspectiva de género en la Red Mundial de Reservas de Biosfera.

Tresca-16-3

León, naturalmente
Comentarios