jueves 17/6/21
Nuria Robles Miguélez | Responsable de Fab Lab León

Talento como gran motor de desarrollo

silueta-nuria

Que mis primeras líneas sean para felicitar a DIARIO DE LEÓN por su 115 aniversario como periódico referente en nuestra provincia. Me piden que plasme aquí cómo veo la provincia desde mi ventana. Creo que en León hay mucho talento. Y es posible que esto sea más apreciado desde fuera que desde aquí mismo. Creo también que el talento se entrena y que el entrenamiento del talento contribuye a su desarrollo. Tengo el privilegio de trabajar en un Fab Lab, un espacio glocal, esto es, localmente ubicado pero globalmente conectado, formando una red. A nuestro espacio vienen personas con ganas de aprender y de emprender y que necesitan que alguien les muestre cómo empezar.

Los fab labs nacen en el seno del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) a finales del siglo XX con la idea de replicar en distintas partes del planeta espacios de fabricación y creación digital que entonces sólo estaban a disposición de unos pocos. Son entornos de trabajo colaborativo con procesos de fabricación a disposición de las personas que deseen desarrollar sus proyectos, donde cada miembro aporta su conocimiento y lo deja documentado para que otros aprendan con ello. El objetivo de los fab labs es poner a disposición de muchos lo que sólo unos pocos podían podían disfrutar en laboratorios como el MIT.

El término fab lab es de libre interpretación por parte de quien lo lee. Puede ser un laboratorio de fabricación» para aquellos que dan importancia a las máquinas y procesos de Fabricación, o puede ser perfectamente el laboratorio fabuloso donde dar a luz cualquier proyecto emprendedor.

Hablar de un fab lab es hablar de tecnología, de fabricación, de formación y de futuro. Fab Lab León nació para crear un entorno mejor y más competitivo a través de la educación, la ciencia y la tecnología, con las personas como protagonistas y con la colaboración, el aprendizaje y el afán de superación como base. Viene a ser el lugar en el que desarrollar competencias y proyectos, y en el que acompañar a nuestra cantera de jóvenes hacia una cultura de innovación y de emprendimiento. Nuestros valores fundamentales son la curiosidad e inquietud para no dejar nunca de aprender, la generosidad para compartir lo aprendido y ayudar a los demás, y el esfuerzo constante, que nos lleva a la superación personal y a lograr nuestros retos a través del ingenio.

opinion-nuria

Si algo caracteriza a los fab labs es la accesibilidad para el gran público, sobre todo, los niños. Los niños que vienen a los fab labs dejan de ser meros consumidores de productos tecnológicos, y pasan a ser mentes capaces de pensar cómo van a diseñar y fabricar los productos que necesitan. Si antes pensaban en comprar algo en una tienda, ahora piensan en cómo lo harían en el fab lab. Y después de un primer ciclo de aprendizaje de habilidades técnicas, ya se sienten capaces de desarrollar proyectos por el bien común, desde una silla de ruedas para una perrita inválida hasta diseñar un sistema de comunicación con personas que no pueden comunicarse con palabras ni con gestos. Y, por qué no, ¡de viajar al espacio!

Mención especial merecen las niñas. Existen menos referentes femeninos en los campos de la Ciencia y la Tecnología. Sin embargo, cuando las niñas conocen esas referentes y, más aún, cuando esas referentes son mujeres jóvenes que cuentan su experiencia desde que eran niñas, las niñas sentirán una mayor atracción y un mayor compromiso con la tecnología, desarrollarán su autoconfianza y su aspiración de cursar carreras científico-técnicas. Cuando Laura González Llamazares y Ana Tejeiro, dos jóvenes talentos en el campo de la ingeniería aeroespacial les cuentan a nuestras poderosas en qué consiste su trabajo, hay unas cuantas niñas que quieren seguir sus pasos.

Fab Lab ofrece una oportunidad a los leoneses para desarrollar ideas que resuelvan necesidades reales y permitan hacer de la ciudad y la provincia espacios más atractivos

El fab lab es un lugar de reunión de diversos perfiles de distintos campos y artes, un sitio en el que aprender constantemente gracias a las aportaciones de las personas de su comunidad y una lanzadera y palanca para el talento local. En definitiva, una oportunidad a disposición de los leoneses para desarrollar ideas que resuelvan necesidades reales, y hacer de León un lugar aún más atractivo. Un esfuerzo titánico para unos pocos pero que se va aliviando gracias a la colaboración de cada vez más agentes durante 10 años de existencia, entre ellos el DIARIO DE LEÓN, ayudándonos a difundir nuestro proyecto entre los leoneses.

De repente ha venido a mi mente el recuerdo de una visita que varias compañeras del colegio hicimos a las antiguas instalaciones del DIARIO DE LEÓN, entonces en la calle Lucas de Tuy, allá por el año 1985, de madrugada, para ver las rotativas funcionando.

Recuerdo ahora aquellas enormes bobinas de papel, los fotolitos, las máquinas girando y mostrando las letras impresas y, finalmente, el periódico impreso. Recuerdo también algo que nos dijo el anfitrión de la visita: «El precio que pagamos por un ejemplar en el quiosco es sólo un valor simbólico frente al coste real que tiene el hacerlo, pero si queremos que las noticias lleguen a todas las personas, todos tenemos que poner nuestro granito de arena». ¡Feliz 115 aniversario! ¡Por muchos años más compartiendo historia!

CADIERNO-PAISANO-DÍA-6

Talento como gran motor de desarrollo
Comentarios