miércoles 14/4/21
Juan José Badiola Diez | Catedrático Emérito y Director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza

Una visión de futuro para León

badiola

Me complace felicitar a DIARIO DE LEÓN en el 115 aniversario de su fundación, una efeméride que le sitúa, junto a otros pocos diarios, como uno de los decanos de la prensa española. Y es justo destacar el hecho de que en el largo periodo de su existencia el periódico ha servido a León y a los leoneses, informando con el mayor rigor, seriedad y objetividad en cada momento y apoyando las iniciativas positivas surgidas, así como criticando las actitudes o decisiones que perjudicaban a los intereses de la provincia y sus ciudadanos. León ha sido siempre considerada una provincia rica por sus recursos humanos y naturales y por su patrimonio histórico. El trabajo y la tenacidad inherentes al carácter leonés, unidos al interés por la educación han sido pilares fundamentales de su identidad, que explica que León sea una de las provincias españolas que más capital humano bien formado ha aportado a nuestro país.

La provincia de León ha contado con importantes recursos naturales, tanto minerales como agrícolas y ganaderos, que han sido tradicionalmente los pilares básicos de su riqueza. La minería fue un recurso natural de una extraordinaria importancia. De hecho, León ha producido ingentes cantidades de carbón que alimentaron, entre otras actividades, la producción vasca de acero cuyo transporte requirió incluso la construcción de la línea directa de ferrocarril hacía Bilbao. Pero no sólo ese mineral, sino también otros minerales estratégicos como el oro, el wolframio, el cobre y el cinabrio, e incluso la pizarra y el talco.

La agricultura y la ganadería han sido los otros pilares claves de la riqueza de la provincia leonesa, gracias a laboriosidad de los agricultores y ganaderos y a la calidad de los productos conseguidos. Producciones agrícolas reconocidos como cereales, frutas, vinos y productos de gran valor para la producción cervecera como el lúpulo, de cuya producción León ha sido pionera.

foto2 Badiola

Y en lo que se refiere a la ganadería, por la gran calidad de sus pastos, León ha sido un referente en la producción bovina, tanto de leche, llegando a contar con una raza propia, como de carne, así como la ovina, especie clave en la trashumancia. Pero además León ha destacado en la transformación de su producción primaria generando alimentos de alta calidad, muy bien valorados por los consumidores de toda España. Y sin olvidar la actividad de la pesca, apreciada por aficionados de toda Europa, que valoran las excelencias de las truchas de los ríos leoneses.

León también ha contado con una actividad empresarial, que además de la derivada de la minería y la agroganadera ha propiciado la existencia de destacadas empresas de otros sectores, entre los que destaca el farmacéutico, fabricantes tanto de productos para la ganadería como para la salud humana, llegando a tener la única fábrica de antibióticos de España, que aún perdura. Pero también es preciso reconocer que, por diversas razones, algunas de las actividades económicas referidas han disminuido su aportación a la riqueza leonesa y que el fenómeno de la despoblación se ha instalado de forma muy preocupante, por lo que es preciso realizar una reflexión seria sobre su futuro.

Para ello es necesario realizar un análisis crítico de la realidad actual, pero con una visión futurista. Es bien sabido que a partir de las grandes crisis han surgido los más importantes cambios sociales y las nuevas ideas. De la misma manera que históricamente el Renacimiento europeo surgió a partir de la gran epidemia de peste negra que asoló Europa, puede ser un buen momento ahora, aprovechando la pandemia de coronavirus, para el renacimiento de nuevas propuestas e iniciativas para León.

Vamos hacia una economía basada en el conocimiento y la ULE tiene mucho que aportar, incorporando la digitalización y expansión de la red informática a toda la provincia

Mi modesta aportación es que no se puede seguir con las mismas visiones del pasado. Hay que proponer una nueva economía basada en el conocimiento, para lo que la Universidad de León tiene mucho que aportar, incorporando la digitalización y la expansión de la red informática de altas prestaciones a toda la provincia, de manera que las nuevas actividades económicas se puedan llevar a cabo en cualquier rincón del territorio leonés.

La actividad agroganadera debe realizarse en sintonía con las nuevas políticas formuladas por la Unión Europea basadas en el green deal, una nueva visión de la actividad agroalimentaria basada en la compatibilidad agroambiental, para la que León tiene inmejorables posibilidades.

León tiene unas excelentes expectativas para atraer visitantes de todas las procedencias por la belleza y variedad de sus paisajes y por su rico patrimonio histórico-artístico que deben ser aprovechadas, dotando a la provincia de adecuadas infraestructuras para el turismo y otras actividades paralelas. Los ejemplos citados pueden servir simplemente para ilustrar lo que debe ser una nueva visión económica y social, que en algunos casos podría además beneficiarse de financiación por parte de los fondos europeos si se realizan de forma compatible con las nuevas políticas europeas.

TALLERES-FUERTES

Una visión de futuro para León
Comentarios