domingo. 26.06.2022

30 vertiginosos años con el mimo a la economía familiar en el objetivo

De la gestión financiera y fiscal a la banca privada integral y personalizada en sucesiones y procesos hereditarios, Andbank es hoy el resultado de tres décadas de evolución para abarcar todas las soluciones
                      DL17P14F4-13-39-12-3.jpg
DL17P14F4-13-39-12-3.jpg

En los últimos treinta años el universo de la inversión, la fiscalidad, los procesos hereditarios, la organización de patrimonios y la preparación de sucesiones y cambios en empresas pequeñas y grandes ha vivido (sigue viviendo) un cambio vertiginoso. Han sido además décadas de fluctuaciones en los mercados, cambios en los sistemas financieros, crisis, volatilidades e incertidumbres en los que la planificación profesional, meditada y consciente de los patrimonios (no sólo los grandes, también los de los pequeños ahorradores) ha mostrado cada vez en mayor medida la necesidad de un asesoramiento especializado. Capaz de prever y gestionar, y en buena medida de calmar los ánimos, tanto los exaltados en tiempos de bonanza como los asustados en épocas de desplomes. Que de todo ha habido, y seguirá habiendo. Profesionales capaces de calcular expectativas y resistencia al riesgo de los muy distintos tipos de inversores, y acudir a las gestoras internacionales más convenientes para diseñar estrategias que contemplen las necesidades a corto, medio y largo plazo de cada ahorrador. Para eso es imprescindible conocerles a fondo.

En este universo de volatilidad que llegó hace tiempo para quedarse, de múltiples propuestas de inversión colectiva, de constantes cambios en las reglas de juego de los productos financieros, navega desde hace ahora 30 años María Jesús Soto, hoy agente y directora de Andbank León, pero sobre todo protagonista de una ya larga historia de gestión independiente, amparada en las compañías más prestigiosas del mercado y capaz de cambiar de marca cuando su proyecto personal se veía afectado por criterios que no compartía.

Una evolución que comenzó a principios de los años 90 con la gestión financiera y fiscal de patrimonios, avanzó luego hacia una arquitectura abierta que amplió la gestión hacia una oferta global y diversificada apoyada en el talento de las gestoras internacionales y recogió más tarde el guante de las necesidades de gestión integral para todo tipo de patrimonios.

Pionera en la gestión a través de internet, volcada desde el minuto uno en la educación financiera, fiel al principio del humanismo en las finanzas y los valores de preservación de los patrimonios familiares por encima de todo, las fórmulas que Soto puso en marcha hace años y en las que sigue avanzando se han convertido en referentes de sus compañías a nivel nacional. Es el principio básico de gestionar desde la profesionalidad, y a la vez formar e informar continuamente al inversor. Una ecuación perfecta para seguir creciendo, ahora con el apoyo de nuevas generaciones formadas no sólo en la gestión, sino en los valores que han dirigido el proyecto desde el primer momento.

Tres décadas

La experiencia en el asesoramiento y en el conocimiento del equipo que dirige María Jesús Soto es la herencia de 30 años de empeño y crecimiento. En propuesta de servicios y en iniciativas novedosas en su momento, que han cuajado en León y forman parte del calendario de citas de los inversores.

Una historia que comenzó al inicio de los años 90 con la gestión de patrimonios en la parte financiera y fiscal. «Se trataba, como se trata aún hoy, de ayudar a preservar la liquidez de las familias. Conseguir que superen la inflación, ahora tan en boga, a lo largo de los años, y también que paguen el menor importe en impuestos».

El primer compañero de viaje de la agente leonesa (entonces una joven abogada que se sumergía en una actividad novedosa y en buena parte inexplorada) fue AB Asesores. «Conseguimos con ellos la gestión independiente, que se hacía a través de un equipo de analistas, economistas y gestores propios, que seleccionaban los mejores activos nacionales e internacionales para sus fondos de inversión».

Alrededor de una década después Soto cambió de marca. «Desde 2004, con Inversis Banco, llegamos a la arquitectura abierta, es decir, acceder a las gestoras de fondos nacionales e internacionales. Fue un enorme impulso para una gestión global y diversificada, con la que accedimos al talento de los analistas internacionales». Fue entonces también cuando la empresa leonesa accedió, de forma precoz, «a la posibilidad de que nuestros clientes realizasen las gestiones a través de internet. Eso agilizó los procesos, aumentó la transparencia. Fuimos pioneros en ese campo».

La crisis financiera de 2008 supuso una brusca ruptura para la eocnomía, pero también para el entramado financiero. «Sin embargo, nuestro prestigio y actividad se incrementaron de forma exponencial. Nos dedicamos a proteger el patrimonio de nuestros clientes, a través de fondos de inversión que no quebraron, y recuperaron las caídas».

Soto se muestra especialmente orgullosa de un trabajo que había venido realizando con empeño en los años anteriores, y que en aquellos vertiginosos años de crisis (y los que han venido después, marcados por una enorme volatilidad) dio sus frutos a nivel local. «Nuestros clientes estaban también muy protegidos por la educación financiera en la que nos habíamos volcado, y que les ayudó a gestionar con calma toda la vorágine que estaba sucediendo».

Nuevo cambio

El proyecto de María Jesús Soto dio un nuevo giro en 2014, con la participación de Andbank. «Incorporamos un servicio más integral y sofisticado, es lo que llamamos ‘el arte de la banca privada’. Incluye la planificación patrimonial completa. Aquel esfuerzo por preservar los patrimonios familiares es hoy planificación financiera, fiscal, hereditaria, societaria,...». El objetivo es «ayudar a las familias a la preservación total de su patrimonio, que esté equilibrado y adaptado a las necesidades de la familia en cada momento». Un equilibrio entre liquidez, inmuebles, empresas familiares,... «Todo un reto, y un desafío para evitar quiebras familiares, planificar relevos generacionales, ventas, preservación de los trabajadores,...».

Un servicio integral y personalizado, que María Jesús Soto no duda en calificar de «sofisticado». Adaptado a las necesidades de cada patrimonio. Y que, envuelto en las más novedosas herramientas, sigue marcado por los principios de humanización de las finanzas, a los que no va a renunciar.

30 vertiginosos años con el mimo a la economía familiar en el objetivo
Comentarios