miércoles. 30.11.2022

Aixa de la Cruz cuestiona en su último libro, Las herederas, la concepción social de la locura y el hecho de que los problemas mentales se tratan como si fueran «una cuestión hormonal» en lugar de una sucesión de circunstancias materiales desfavorables fruto de un sistema hostil. Así lo explica a EFE la autora, que plasma en la novela su experiencia «adversa» como madre primeriza. Tras tener a su bebé comenzó a dudar de que la depresión postparto fuese una mera expresión hormonal y no la respuesta a «la tensión emocional que implica tener un bebé». Esa duda la llevó a preguntarse si realmente hay «enfermedades mentales que se originen únicamente por temas fisiológicos» y a escribir su última novela, editada en Alfaguara.

En el título «aparece la experiencia de una mujer cuyo postparto es complicado, con unos niveles de sufrimiento psíquicos importantes», apunta la bilbaína. «Y mi experiencia no es la de este personaje, pero estuvo muy marcada por la pandemia y resultó traumática», explica. «La niña tenía nueve meses cuando nos confinaron en un piso de 40 metros cuadrados donde aprendió a andar con mucha ansiedad».

En ese punto, De la Cruz se percató de que «la depresión postparto no te sobreviene por las hormonas, sino por la complicación y la tensión emocional que implica tener un bebé: no dormir en dos años, verte sola y sin recursos, etc...» Las protagonistas de esta narración poliédrica son cuatro mujeres que se encuentran en la casa familiar para despedir a su abuela y repartir la herencia.

Se trata de Lis, que se está recuperando a base de fármacos de una crisis; su hermana Erica, que sueña con organizar retiros espirituales en la casa; Olivia, su prima mayor, cardióloga empeñada en conocer la motivación que llevó a su abuela al suicidio, y su hermana Nora, una periodista autónoma que se medica para escribir y ser más productiva. Cuatro mujeres que comparten un legado, pero buscan construir modelos de «familias más abiertas», según explica la autora de «Modelos animales» y «La línea del frente», que dice haber reflexionado mucho sobre los vínculos de consanguinidad durante la escritura de este libro. «El confinamiento ha supuesto una especie de encierro en la familia», añade.

Abordar la locura
Comentarios