viernes 28/1/22

Aguas de León invierte en el ciclo sostenible

La mejora de las infraestructuras y las herramientas tecnológicas para la gestión de la red de alcantarillado centran la apuesta por la sostenibilidad de la sociedad mixta, que llama a la concienciación en el Día Mundial del Saneamiento
                      Aguas de León cuenta con maquinaria avanzada para la gestión de la red de saneamiento de León. DL
Aguas de León cuenta con maquinaria avanzada para la gestión de la red de saneamiento de León. DL

El agua tiene muchas vidas. Pero su pervivencia dentro de un ciclo sostenible depende, entre otros factores, del tratamiento adecuado. En ese empeño se centra la sociedad mixta Aguas de León, que aprovecha el Día Mundial del Saneamiento para «concienciar a la ciudadanía de la importancia de realizar una gestión sostenible y avanzada de la red de alcantarillado, así como de hacer un buen uso de ella para conseguir unas infraestructuras de saneamiento más resilientes a los impactos del cambio climático».

La sociedad mixta insiste en la necesidad de «invertir, con la base de la colaboración público-privada, de manera sostenida en las instalaciones de saneamiento» para lograr estos objetivos. El modelo lo plasman el Ayuntamiento y Aguas de León en la capital leonesa con la «colaboración que hace posible la gestión avanzada, sostenible e innovadora que se lleva a cabo en la ciudad», como apuntan desde la empresa. La meta se cimenta sobre la infraestructura, la tecnología y la sostenibilidad que existe en el subsuelo de León, con la que se logra «la recogida del agua ya utilizada para devolverla al medio natural en perfectas condiciones».

El servicio se arma a partir de una red de alcantarillado de «405.000 metros repartidos en conducciones unitarias, es decir, las que recogen en un único conducto las aguas pluviales y fecales, en las zonas más antiguas de la ciudad, y redes separativas, fecales y pluviales, en las zonas y polígonos de nueva construcción», según detallan. El alcantarillado, detallan desde la sociedad, «recoge el agua proveniente de las 14.275  acometidas domiciliarias e industriales  existentes y de los 14.481 sumideros que hay repartidos por la ciudad. La revisión la realiza el personal de Aguas de León, que cuenta para garantizar un buen servicio con «11.739  pozos de registro  de acceso» y una «división de la red en 12 sectores diferenciados».

La sociedad, desde el nacimiento de la sociedad en 2010 hasta la actualidad, «ha mantenido una apuesta tecnológica para implementar la gestión de los sistemas de saneamiento y abastecimiento que gestiona en la capital leonesa». En esta mejora, «la digitalización ha sido un elemento estratégico», como reseñan desde la empresa, que cita como ejemplo «la implementación en 2020 del sistema Galia, una solución tecnológica que permite gestionar de manera unificada, ágil y centralizada toda la información de la actividad de la red de alcantarillado de la ciudad de León».

Este sistema «ha mejorado considerablemente la capacidad de gestión de la red de saneamiento», recalcan. Galia logra «organizar los trabajos de inspección, limpieza y mantenimiento del alcantarillado que permite determinar dónde es necesario limpiar, cuándo y con qué frecuencia mediante el análisis de los datos reales recogidos en campo por parte de los operarios y tratados en los dispositivos tipo tableta que llevan los operarios de Aguas León».

No es la única herramienta aplicada. El «salto tecnológico», como inciden desde la sociedad, «también se ha dado a la hora de ejecutar todos los trabajos de inspección de la red de saneamiento» por medio de las «dos cámaras de televisión que permiten» controlar «el interior de las redes de saneamiento aportando una mayor precisión en la valoración y el diagnóstico» de problemas como la «localización de roturas y atascos». Además, esta mejora permite «reforzar la seguridad del operario ya que no es necesario que se introduzca en las instalaciones y ofrece datos e imágenes pormenorizadas para la elaboración de informes detallados».

La entrada de nuevas técnicas se ha aplicado también a «la limpieza de la red de saneamiento de la ciudad» para que evolucione «hacia un modelo más sostenible». El camión CIS impulsor succionador convencional, que ya formaba parte de la flota de Aguas de León, se complementó en 2020 con «un nuevo camión CIS impulsor-succionador que reutiliza las propias aguas del alcantarillado, que, una vez filtradas y separadas de los sólidos y lodos que contienen, se vuelven a utilizar por la impulsión de agua a presión para la limpieza del alcantarillado», describen. Este vehículo, en el que se invirtieron 480.000 euros, «permite un ahorro diario de 25.000 litros de agua, minimizando de esta manera la necesidad de aguas exterior para el sistema de limpieza de alcantarillado y reduciendo los desplazamientos».

Aguas de León invierte en el ciclo sostenible
Comentarios