lunes 21/9/20

ALBERTO GARZÓN

Mano dura en la regulación de las casas de apuestas

La cartera que asumió el lunes 13 de enero Alberto Garzón es la de Consumo, que hasta ahora estaba integrada en el Ministerio de Sanidad. Deberá afrontar retos importantes como las organizaciones de consumidores y usuarios, la supervisión de las comunidades autónomas o cuestiones de obsolescencia programada, los abusos de la banca y de los pisos turísticos, entre otros. La predecesora de Garzón, María Luisa Carcedo, mostró su plena confianza en que este ministerio «tiene mucho que decir en qué modelo productivo vamos a construir», y especuló sobre las posibilidades del nuevo papel que puede ejercer el consumidor con este cambio. Sin duda, el tema en el que más ahínco pondrá Garzón, como ya ha adelantado, es la regulación de las casas de apuestas. Sánchez lo adelantó en su discurso de investidura: «vamos a regular la publicidad de los juegos de azar y apuestas en línea y a introducir medidas de información, gestión y limitación del consumo de juegos de azar», dejando clara la línea de actuación a su ministro de Consumo.

La Oficina Municipal del Consumidor en León (Omic) recibió, a lo largo del 2019, casi dos mil atenciones a usuarios. Por un lado, fueron 1.372 las reclamaciones presentadas. Por otro lado se encuentran las 544 solicitudes de arbitraje de consumo tramitadas, ascendiendo la suma del total a 1.916. Alberto Garzón tendrá que establecer las pautas convenientes en Castilla y León para atender a las principales asociaciones, entre ellas la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), Facua-Consumidores en acción, o Asgeco (Asociación General de Consumidores). La OCU ya adelantaba que ahora hay «una buena oportunidad para dar un impulso fuerte y decidido a la protección de consumidores». Por su parte, Facua reivindica una reforma de la ley para que el ministro de Consumo «asuma y comparta competencias sancionadoras con las comunidades» y haga uso de «la potestad que le otorga esa misma normativa para llevar a las empresas ante los tribunales por prácticas abusivas», con lo que se prevee un endurecimiento de los márgenes con los que antes contaban las grandes empresas. Los consumidores también sufren los abusos de la banca, a través de las cláusulas suelo fraudulentas, el precio imposible de algunas compañías telefónicas y la cambiante factura de la luz, cuyo precio sigue ascendiendo, por lo que a Garzón se le empieza a acumular el trabajo.

Las casas de apuestas han sembrado la polémica en León, con la proliferación de estos locales que sacude por igual a los barrios más humildes de la ciudad como a la zona céntrica. Las principales restricciones fueron ya estipuladas por la Junta de Castilla y León y el Procurador del Común: la distancia mínima de 300 metros entre estos negocios, y la mínima de 100 metros a los centros escolares. Ninguna de estas normativas se cumplen en varios casos en León, por lo que se espera que la mano dura que Garzón ha anunciado con el juego tenga efectos inmediatos en la capital, donde todos los partidos políticos salvo el PSOE han manifestado su preocupación por esta lacra social y la necesidad de restringirlo mediante una normativa. Los leoneses tendrán que esperan a conocer los proyectos del nuevo ministro de Consumo para regular unas competencias complicadas.

ALBERTO GARZÓN
Comentarios