miércoles. 17.08.2022
                      Plantación de girasol en León. marciano pérez
Plantación de girasol en León. marciano pérez

dl

El estudio publicado por T&E -federación de ONG ambientalistas- critica el desvío de aceites vegetales comestibles a carburantes de coches y camiones, por contribuir a la «espiral de precios» de los alimentos agravada por la guerra en Ucrania, líder mundial en la producción de girasol.

En contraste, añade, las estanterías «se han visto vacías de aceite de girasol desde Londres a Lisboa» y «los supermercados han empezado a anunciar lo impensable», en alusión al racionamiento de botellas.

«Europa destina a sus coches y camiones el 58% de todo el aceite de colza y el 9% del de girasol que se consume en la región y desvía importantes cantidades de aceite de palma (50% de la palma consumida en Europa) y de soja (32%) para dicho fin», según el informe.

La coalición de ONG ha difundido el estudio a pocos días de que se celebre la cumbre del G7 en Alemania, donde los líderes de las principales potencias abordarán la inseguridad alimentaria provocada tras la invasión rusa de Ucrania.

La utilización de aceites comestibles en biocombustible ha contribuido, según el informe, a que esos productos alimentarios hayan registrado los mayores aumentos de precio a nivel mundial y cotizaciones 2,5 veces superiores a las anotadas antes de 2021.

Esto ha contribuido a que los aceites vegetales registren los mayores aumentos de precio entre todos los productos alimentarios a nivel mundial.

os precios en 2022 fueron hasta 2,5 veces más altos que antes de 2021, según la misma fuente.

«Los supermercados han tenido que racionar los aceites vegetales y los precios se han disparado. Al mismo tiempo, estamos quemando miles de toneladas de girasol y colza en nuestros coches cada día. En una época de escasez debemos dar prioridad a los alimentos sobre los combustibles», según el responsable del programa de biocombustibles en T&E, Maik Marahrens.

«Los gobiernos europeos han utilizado las leyes de combustibles «verdes» para impulsar artificialmente la demanda de biocarburantes procedentes de cultivos agrícolas. Por lo tanto, tienen a mano los instrumentos para detener esto. Deben poner fin al apoyo a los biocombustibles procedentes de cultivos agrícolas ahora y evitar una creciente catástrofe alimentaria mundial.», según el informe emitido.

ALIMENTARIA
Comentarios