jueves 24/9/20

ASOCIACIÓN

Las OPL amparan al sector lácteo
Manejo de ordeño manual. EFE
Manejo de ordeño manual. EFE

dl

Agaprol, la mayor Organización de Productores de Leche (OPL) de España, reclama a las administraciones públicas que promuevan e incentiven las adhesiones de los ganaderos a estas entidades como fórmula para garantizar una mayor capacidad de negociación y de logro de un precio justo del producto que ponen a disposición de la cadena alimentaria. Así lo asegura en una entrevista con Efe el director de Agaprol, Francisco Fernández, quien resalta que esta OPL lidera ahora el ránking nacional, con un volumen de producción cercano a los 750.000 toneladas anuales y cerca de 500 ganaderos. Fernández reconoce que Agaprol ha tardado «siete años» en conseguir que «todas» las industrias se sentasen con los productores a negociar la compra-venta de la leche, dadas las reticencias de las fábricas lácteas a negociar, por su «posición y dominio brutal» y por dar por hecho que los productores tienen que ceder ante sus pretensiones.

Sobre su petición de fomento de las adhesiones a las OPL, el máximo ejecutivo de Agaproll considera que los productores «muchas veces» se niegan a efectuarlas por miedo a «represalias» y a «amenazas veladas» por parte de la industria, relacionadas con «no recogerles la leche o pagarles menos».

Reconoce que, incluso perteneciendo a una OPL, ha habido «algunos casos» en los que se ha vendido el producto por debajo del precio de coste para evitar que los ganaderos tuviesen que tirarlo. «Hasta febrero cuando se cambió la Ley (de la Cadena Alimentaria) era muy difícil desterrar» la venta a pérdidas, afirma Fernández, quien confía en que esa modificación normativa «ataje» estas prácticas.

Se trata de un producto perecedero «y eso da posición de dominio a las industrias«, por lo que «muchas veces» se vende la leche «como puedes y no como se debería», insiste.

Aun así, admite las ventajas de estar dentro de una OPL y sentarse en una mesa a negociar con la industria: «Algunas mejoras se han conseguido». En ese sentido, señala que «hasta 2012 -año de creación de Agaprol-, sus ganaderos no sabían cuánto cobrarían por su leche hasta el día del pago y ahora se hacen contratos y se saben los precios» con antelación, lo que ha logrado «que se consigan mejores condiciones».

Y subraya que el fin de una OPL es «juntar la máxima oferta posible» para «poder negociar los precios con las industrias lácteas». Su figura está «regulada por la normativa comunitaria», lo que supone una «excepción» dentro de las normas de competencia comercial, recuerda, ya que, de no ser así, plantearían un problema porque «seríamos un cartel también nosotros». Todo el mundo es consciente de la posición de dominio de la industria y sus prácticas abusivas con los productores», a su juicio.

ASOCIACIÓN
Comentarios