sábado. 03.12.2022
                      DF2P6F3-20-28-55-1.jpg
DF2P6F3-20-28-55-1.jpg

pilar martín

La escritora Pilar Adón vuelve con De bestias y aves, una nueva novela «muy vinculada a la pérdida» donde queda patente su interés por personajes desnudos y vulnerables que buscan la libertad en espacios donde la naturaleza no solo marca el ritmo vital, sino también el psicológico. Adón (Madrid, 1971) empezó a escribir De bestias y aves en 2018, pero en 2019 falleció su padre, un hecho que le hizo «parar» durante un tiempo y dedicarse solo a la poesía. Finalmente la retomó, y por eso se trata de una novela que está «muy vinculada a la pérdida», ya que durante el proceso de elaboración de la novela lo que sintió es «ese vacío» que dejó su padre, un hombre «totalmente vinculado a la naturaleza».

Y eso es lo que le sucede a Coro, una conocida pintora que decide huir de su vida tras el fallecimiento de su hermana en un accidente en el que la protagonista salió indemne. Una fuga vital que emprende con un «cansancio mental» y sin móvil, así que su destino acaba siendo, por un mal cálculo de gasolina en su coche, una casa habitada solo por unas particulares mujeres. «Coro es muy perfeccionista, está acostumbrada a mantener el control del trabajo y quizá es la aproximación más cercana a la realidad; está agotada por su trabajo y hasta se da cuenta de que le tiene miedo a su propia obra, y quiere deshacerse de unos retratos de su hermana ahogada», ha descrito la autora.

Pero tanto quiere huir que en ese «acto de libertad e irresponsabilidad» acaba siendo acogida en una casa en la que ella solo siente que está encerrada, pese a que las mujeres que la acogen tienen como objetivo enseñarle a Coro lo que tiene que hacer con su vida.

Una autopsia sobre la pérdida
Comentarios