sábado 21/5/22
                      DF10P6F6-12-22-33-3.jpg
DF10P6F6-12-22-33-3.jpg

En los 58 años que Benito Pérez Galdós pasó en Madrid, desde su llegada en 1862, la ciudad sufrió una enorme transformación: duplicó su población y pasó de ser un ejemplo más del Antiguo Régimen a una urbe moderna. Testigo privilegiado de ese inmenso cambio, el gran novelista español peinó las calles con su pluma, dejando constancia del paisaje y tipos urbanos en cada una de sus novelas. José Esteban, acompañado por el fotógrafo Antonio Tiedra, se centra en los Barrios Bajos, los del madroño, que van desde la Plaza Mayor hacia arriba: la calle de Toledo, la del Almendro, las riberas del río Manzanares, El Rastro…

Los barrios bajos de Galdós
Comentarios