domingo 26/9/21

«Al Bierzo sólo le falta el mar para ser la comarca perfecta»

GERARDO ÁLVAREZ COUREL
Gerardo Álvarez Courel, en la sala de reuniones del Consejo Comarcal con las banderas institucionales. ANA F. BARREDO

El Consejo Comarcal celebra la Encina con el nombramiento de Yuri como Hijo Predilecto del Bierzo, en la temporada del Centenario de la Ponferradina. Casi un espejismo en medio de una pandemia y con un conflicto como el reciente de LM.

—¿Al Bierzo no lo va a conocer ni la madre que lo parió, si me permite la expresión?

—Que seamos noticia porque se despide a una serie de personas de una planta de producción no es agradable; mejor ser noticia por el inicio de esa restauración de la Gran Corta en Fabero. Es triste, porque aunque muchos se vayan a otras factorías, va ser muy difícil que vuelvan a la comarca, y a mí eso, como presidente, me preocupa. Son habitantes que perdemos.

—¿Son conscientes las administraciones de lo que está pasando en el Bierzo, casi en caída libre después del final del carbón y con unas comunicaciones que no son las mismas que en otras zonas cercanas?

—Es verdad que tenemos sectores productivos, y hemos tenido, que nos han dado mucha riqueza sin tener unas excelentes comunicaciones pero no es menos cierto que hoy se necesitan para ser atractivos para nuevas empresas. Si tuviéramos también mejores telecomunicaciones, muchas personas también podrían teletrabajar desde aquí. Vendrían buscando esa tranquilidad que no ofrecen las grandes ciudades. Al Bierzo sólo le falta el mar para ser la comarca perfecta. A las administraciones, tanto a la autonómica como la nacional, el Bierzo les pilla un poco lejos. Tenemos que insistir, los políticos bercianos, para que puedan llegar esas inversiones y, sobre todo, para que se hagan. Creo que nos la merecemos por todo lo que hemos aportado.

—¿Dos horas hasta coger el Ave en León?

—En coche menos, pero en autobús o en tren es así. Necesitamos una comunicación fluida con Madrid.

—Treinta años del Consejo Comarcal, pero el Consejo no es lo que quiere ser. O debería ser.

—Es el gran debe en esta administración. Nuestro objetivo es la autofinanciación. La Junta ha incrementado en 300.000 euros su aportación para el funcionamiento pero no es menos cierto que otros convenios no se han actualizado. No podemos ser una administración subvencionada, que dependa exclusivamente del dinero que nos dé la Junta o la Diputación. Tenemos que recaudar. Uno de los temas que está sobre la mesa es la recogida de basuras en los pueblos del Bierzo y otro el parque micológico, que nos ha frenado la pandemia. Tenemos que tener ingresos de nuestra propia gestión.

—¿La Junta fortalece el Bierzo como contrapoder al leonesismo de la capital?

—Lo que quiero creer es que la Junta va entendiendo que una administración como la nuestra, después de 30 años, debe tener ese reconocimiento; que no sólo sea una Ley del año 1991 y ahora te doy el dinerín, no. Tiene que tener el reconocimiento de la identidad. El que sea una contrapartida al leonesismo... yo al menos creo que al nivel del Bierzo esa circunstancia no se da.

—¿Qué plazos maneja para la puesta en marcha del parque micológico?

—La pandemia nos cortó en seco. Ahora estamos en la solicitud al Ayuntamiento de Ponferrada para que incorpore los terrenos y lo que vamos a hacer es la inscripción de todas las fincas para inscribirlas como cotos. Para este año no llegamos pero esperamos que en el otoño del año que viene lo podamos ofrecer a todos los interesados.

—El Banco de Tierras lo alaba todo el mundo.

—Cuando se creó en 2013 tuvo que luchar contra las reticencias de la gente. Había quien pensaba es que venías a quitarle su tierra. Costó mucho trabajo. Hoy todo el mundo conoce nuestra labor. Ha sido importante la formación y para recuperar viñedos viejos. Tenemos que ampliar el Banco de Tierras para llegar a más personas. Convencerlas. El éxito es la facilidad con la que intermediamos con el propietario.

—Lleva seis años de presidente, ¿va a repetir?

—En principio, mi partido dice que estos cargos son para un máximo de ocho años. En dos años, mi mandato terminará. Estoy a disposición del partido. Llegué como concejal de Bembibre en 2007 y estaré siempre en las filas del PSOE.

—El PSOE gobierna el Consejo, la Diputación, el Gobierno... El berciano sigue sin ver alternativas al carbón, ni proyectos de Ciuden, ni transición justa...

—Los políticos del Bierzo siempre llevamos las reivindicaciones del Bierzo. Lo hice en el Senado. Vendí lo bueno y lo que necesitamos. He ido al Ministerio de Fomento... Deberíamos tener algo más tangible de los proyectos de transición justa. ¿Cuál es el problema? Es que en el Bierzo tuvimos fondos Miner y ahora hay dudas de qué se hizo. Entiendo que quieran ser muy metódicos con los proyectos que puedan generar riqueza. Se ha iniciado la restauración de escombreras pero es verdad que las cosas van despacio. Se está avanzando, y con eso me quedo.

—¿Qué le pide a la Junta?

—Lo primero, que se actualizaran los convenios a nivel económico cuando ofrecemos más servicios. Y ya por ser repetitivo, a ver si somos capaces de tener una sede digna, aunque no me dé tiempo a verla. Sí dejar los cimientos del proyecto.

—¿Cómo le gustaría ver el Bierzo dentro de un año?

—Pues libre de la pandemia, aunque el virus seguirá. Tendremos que aprender a convivir. Me gustaría también que tuviéramos una recuperación económica, empleo y que el Bierzo volviera a ser lo que fue.

«Al Bierzo sólo le falta el mar para ser la comarca perfecta»
Comentarios