sábado. 03.12.2022
Estudios

Cabrera seca hace 5 millones de años

Investigadores de la ULE descubren en La Carballeda zamorana unas formaciones geológicas que desvelan como era el clima en la sierra en el plio-cuaternario
Fotografía con la sierra de la Cabrera al fondo tomada por el equipo de investigación de la ULE. DL

Con apenas 30 habitantes, la localidad zamorana de Villalverde cuenta con uno de los fenómenos geológicos más extraordinarios que se conocen en la provincia y que ha sido descifrado por un equipo de la Escuela Superior y Técnica de Ingenieros de Minas de la Universidad de León (ULE).

El equipo de investigación, formado por Javier Fernández Lozano, Pablo Caldevilla, Fernando Gómez Fernández y Antonio Bernardo Sánchez, ha logrado conocer cómo era el clima y la geografía de La Carballeda hace unos cinco millones de años gracias a un grupo de bacterias preservadas en la roca, según ha informado este jueves la institución académica en nota de prensa.

En la localidad de Villalverde se han preservado una serie de estructuras en forma de columnas y láminas que representan los restos de actividad biológica ocurrida hace cinco millones de años, durante el periodo geológico denominado plio-cuaternario.

Estos mantos microalgales están preservados en hierro, en unas formaciones geológicas muy particulares, desarrolladas durante la formación de los relieves de la Sierra de La Cabrera, y marcan el inicio de la formación del río Valtorno tal y como se conoce hoy.

Los investigadores tomaron muestras que analizaron al microscopio electrónico de barrido, donde observaron la formación de láminas ricas en hierro que alternan con distintas composiciones. «Estas condiciones son muy especiales, ya que para que se preserven estos mantos de algas son necesarias unas condiciones extremas, donde no existan depredadores que puedan alimentarse de ellas», ha indicado.

Así, los investigadores han logrado establecer el clima del pasado. Los sedimentos continentales que forman las llanuras de Villalverde se formaron durante un periodo de extrema aridez, cuando los relieves estaban aún en formación, y los ríos y torrentes procedentes de las montañas dejaban zonas de la llanura encharcadas de forma estacional, con procesos de encharcamiento y desecación que facilitaron el rápido crecimiento de algas capaces de formar estas estructuras estromatolíticas.

Es la primera vez en España que se describen estas estructuras ferruginosas en depósitos geológicos de esta edad, aunque como explicaron en la 68 Sesión Científica de la Sociedad Geológica celebrada online durante la pandemia, es probable que puedan encontrarse en otras zonas de la cuenca del Duero.

Cabrera seca hace 5 millones de años
Comentarios