domingo 23.02.2020

El campo se posiciona sobre el salario mínimo

Recolección de ajos en un campo de la vega leonesa del Esla.
Recolección de ajos en un campo de la vega leonesa del Esla.

dl

La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) es uno de los asuntos que tratará de abordar el nuevo Ejecutivo tras escuchar la opinión de la patronal CEOE y de las organizaciones sindicales. Esa posible subida genera recelos entre una parte del sector agrario al creer que encarecerá los costes laborales de las pequeñas y medianas explotaciones pero desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación se ve de otra forma.

En concreto, el ministro de esta cartera, Luis Planas, ha defendido que una nueva subida del SMI sería «perfectamente compatible» con la rentabilidad del sector agrario y su desarrollo económico. Planas ha hecho mención a la anterior subida aprobada por el Gobierno hace algo más de un año (que situaba el SMI en 900 euros): fue un «avance importante» a nivel económico y social, «compatible» con la creación de empleo y «en línea» con las exigencias de la Unión Europea.

A pesar de ello, el ministro ve conveniente analizar las consecuencias que estas actualizaciones salariales tienen «en cada sector». En ese sentido, ha reconocido que el sector primario tiene «unos márgenes de rentabilidad muy estrechos» pero «para eso existe la PAC, para apoyarlos». Desde el sector agrario, COAG ha alertado del encarecimiento de los costes laborales que esta medida acarrearía para las pequeñas y medianas explotaciones. Esta organización ha asegurado que una subida del SMI a los 1.000 euros supondría un aumento del 50,4 % de los costes laborales para los agricultores respecto a 2018, algo «inasumible».

El campo se posiciona sobre el salario mínimo
Comentarios