jueves 22/4/21
Especial Universidad

Un campus abierto al Bierzo

La vicerrectora del Campus de Ponferrada apuesta por elevar la capital berciana a ciudad universitaria aprovechando todo el potencial académico, las relaciones con las empresas y el entorno de la comarca
Las clases prácticas y la investigación y la transferencia del conocimiento son fundamentales para la Universidad. L. DE LA MATA

A. Calvo

La Universidad de León mantiene fuerte su apuesta por conseguir que el Campus de Ponferrada siga creciendo y se convierta en un motor para toda la comarca berciana. «Nuestra línea de trabajo es abrir el campus a la ciudad y conseguir que Ponferrada sea una ciudad universitaria. Si nos involucramos todos podemos conseguir esa etiqueta que no sólo sería bueno para la institución académica, también para la propia ciudad», señala la vicerrectora del Campus de Ponferrada, Pilar Marqués, quien incide en que los alumnos, cuando buscan una universidad, también quieren ver qué les ofrece su entorno, y «Ponferrada ofrece calidad de vida», remata.

Los grados que se ofrecen en el campus berciano son Enfermería, Fisioterapia, Podología, Ingeniería Forestal y del Medio Natural, y el doble recorrido en Ingeniería Forestal y del Medio Natural y Ciencias Ambientales, además del de Ingeniería en Geomática y Topografía. Entre la oferta también está los másteres en Geoinformática para la Gestión de Recursos Naturales, Investigación en Ciencias Sociosanitarias y Viticultura, Enología y Gestión e Empresas Vitivinícolas.

La institución académica leonesa también incluye este año en su oferta de Ponferrada, por primera vez, el título propio Internet de las cosas y desarrollo web para aplicaciones en dispositivos móviles, que se desarrollará en colaboración con la Uned y en el que se han implicado activamente los ingenieros informáticos de la propia Universidad de León. «El Ayuntamiento de Ponferrada aportará algunos contratos para los estudiantes y la Diputación Provincial de León contribuirá con una ayuda para doce estudiantes. Es una gran colaboración», añade la vicerrectora berciana.

El Campus de Ponferrada ha superado este curso los 600 alumnos, «una barrera psicológica» que se ha batido en gran parte gracias al empuje de la nueva titulación de Podología y al crecimiento en el número de matrículas en los dobles recorridos, que permiten a los estudiantes conseguir dos títulos en menos tiempos por la sincronización de los horarios. A todo ello se suma el tirón de las titulaciones de Ciencias de Salud, Enfermería y Fisioterapia (a mayores de Podología) que siempre, curso tras curso, se encuentran entre las más demandadas de toda la Universidad de León y que, por tanto, están entre las que más nota de corte exigen a los estudiantes que quieren acceder a ellas.

Entorno social

«Los estudiantes necesitan vida universitaria. Vamos a trabajar intensamente para dotar de actividades deportivas y de ocio, considerando lo que las nuevas generaciones demandan», explica Pilar Marqués, para destacar que desde la Universidad de León se quiere proyectar un campus «inclusivo, y respetuoso con el entorno y la sociedad». En este sentido, están planificando el voluntariado para el contexto covid-19, trabajando para conseguir una internacionalización y movilidad nacional e internacional y facilitando a los estudiantes la obtención de otras competencias transversales «que les haga crecer como personas y excelentes profesionales», como idiomas, empremdimiento o digitalización.

La vicerrectora de Ponferrada ensalza que el campus «ofrece unas excelentes prácticas formativas y que se ofrece apoyo a la empleabilidad y al emprendimiento» de los universitarios. «Desde el Campus de Ponferrada, en la medida que somos Universidad de León, y dentro de las políticas que en este sentido está poniendo en marcha todo el equipo rectoral, vamos a ir implementando este tipo de acciones y de políticas con los estudiantes como protagonistas fundamentales del proceso de aprendizaje y de gobernanza de la universidad», señala Marqués.

La colaboración con el tejido empresarial de la comarca es fundamental para el nuevo equipo que lidera el Campus de Ponferrada, quienes se suman a la propuesta de todas las universidades para «abanderar un cambio hacia una sociedad más sostenible» a la vez que busca colocar al campus en «el tablero internacional, por lo que es necesaria la colaboración de todos los agentes sociales, económicos e institucionales». «A pesar de las circunstancias, de la dificultad del momento, todos estamos sumando. Esa capacidad de resiliencia y de aportar es una capacidad intrínseca a la comarca del Bierzo», destaca la vicerrectora.

La calidad de la docencia en la sede berciana de la Universidad de León está impresa también por su plantilla, integrada por jóvenes profesores con experiencia. De hecho, Marqués destaca la apuesta por «atraer y fijar talento investigador». En este sentido, desde la institución académica ya se trabaja en activar el Edificio de Investigación de Ponferrada para impulsar no sólo las labores científicas si no también la transferencia de conocimientos. «También cabe la posibilidad de abrirlo, en ambos sentidos, a la sociedad y contar con la colaboración de empresas para poder dinamizarlo», añade Marqués.

Instalaciones

En relación a la activación de instalaciones, la vicerrectorra del Campus de Ponferrada destaca «la apertura en tiempo récord, por el contexto covid, del Aulario, «es un edificio emblemático, moderno y actual que, junto al Edificio de Investigación dotará de vida y movimiento a la zona norte del campus». Pendiente está actualmente la residencia universitaria, en la que la Universidad de León trabaja con empeño para conseguir que sea una realidad ante la demanda de las familias cuyos hijos estudian en la ciudad.

El Campus de Ponferrada está ubicado justo a la entrada de la capital berciana, y muy próximo a la parte alta de la ciudad. Cuenta con instalaciones de alta calidad y concretas para todas las titulaciones que se imparten en ellas, además del propio entorno de la comarca, que se suma a las posibilidades que ofrecen los grados académicos.

Podología, que acaba de comenzar su segundo curso, se ha convertido en una de las titulaciones con más gancho en los últimos años y a pesar de la situación sanitaria actual. Uno de los pilares fundamentales de este grado es la Clínica Universitaria de Podología, cuyas obras, tal y como señala la vicerrectora, «están casi finalizadas», por lo que el siguiente paso será la dotación de los recursos materiales y la maquinaria, que se repartirán entre los siete gabinetes y los dos quirófanos, «que estarán dotados con la última tecnología».

La situación actual de pandemia ha obligado a las titulaciones y a las instalaciones del Bierzo a adaptarse a las nuevas circunstancias. Marqués incide en que se ha hecho una reestructuración de los espacios junto a una gran dotación tecnológica, y un trabajo coordinado con los equipos directivos de los centros para que los estudiantes tengan una docencia adaptada de alta calidad , «que será siempre presencial hasta que se pueda». En este sentido están las horas de prácticas en la rama de Ciencias de la Salud, «donde es necesario un mayor contacto», explica en relación, por ejemplo, al grado de Fisioterapia. Así, en todas las clases se cumplen con todas las medidas de seguridad sin renunciar a la necesidad formativa de estos títulos. Además, desde la Universidad de León también se trabaja en ir ajustando horarios para que la formación siga adelante ante un posible segundo confinamiento, de forma que se puedan hacer las prácticas lo antes posible, o adelantar teoría y dejar espacios en los horarios para las prácticas,que no podrán llevarse a cabo de forma telemática.

Investigación y transferencia

En relación con la investigación y la transferencia de conocimiento, Pilar Marqués hace hincapié en que la Universidad «no puede ni debe estar encerrada en sí misma; la transferencia es la tercera misión esencial de la universidad. Debemos devolver a la sociedad el conocimiento que se genera en ella». En esta línea, la vicerrectora incide en que desde el Campus de Ponferrada se trabajará en favorecer la relación universidad-empresa a través de acciones bilaterales que mejoren la capacidad innovadora del conocimiento y también en fomentar el emprendimiento, la creatividad y la implicación de la universidad con el territorio y el tejido social. «Debemos crear un ecosistema alrededor de la universidad de entidades, agentes económicos y sociales con los que podamos interactuar para avanzar en nuestra propia investigación y también para generar valor con ésta; hacia el mercado y hacia la sociedad de la comarca del Bierzo», precisa Marqués, quien tampoco olvida que el campus debe estar «comprometido con su territorio y atento y dispuesto a ayudar con lo que tenemos. Son tiempos para hacerlo y la Universidad de León está en primera línea».

«La Universidad de León tiene muchos lazos con distintas universidades extranjeras. En este sentido, estamos en contacto con el Instituto Confucio para trabajar en estrechar relaciones con universidades que puedan sentirse atraídas por lo que la comarca del Bierzo ofrece, como turismo estacional o el sector vitivinícola», apunta la vicerrectora del Campus de Ponferrada, quien no olvida que el objetivo es apoyar la internacionalización «facilitando la incorporación de estudiantes procedentes de otros países y apostando por una amplia movilidad a nivel de alumnos, personal de administración y servicios, y profesorado e investigadores». Marqués también señala que, por otra parte, hay que buscar opciones para ofrecer la convergencia de títulos de grado y máster con el panorama internacional y «optimizar la internacionalización no sólo en cuanto a la oferta académica, si no al retorno que esas relaciones pueden tener para el territorio, de forma que generemos posibilidades de desarrollo empresarial».

Implicación

Bajo la premisa de que «la activación del campus, genera puestos de trabajo», la vicerrectora concreta la importancia estratégica de la gestión universitaria y de sus servicios y el valor añadido de las responsabilidades del personal que los realiza PAS: «Debemos trabajar para conseguir, no solo la implicación de los profesionales del PAS en los programas y proyectos estratégicos de la universidad, algo que hoy ya es en muchos casos una realidad, sino que también para visualizar la importancia indiscutible que este sector tiene para el buen funcionamiento de la institución». «En el Campus de Ponferrada, un número importante son personas que vienen de León. Animamos a la ciudadanía a considerar el campus como una opción de desarrollo laboral para los proyectos personales de cada uno», precisa Pilar Marqués.

Un campus abierto al Bierzo
Comentarios