jueves. 26.01.2023

Carracedelo es la esencia de Peón de Arriba

El pueblo que el Ayuntamiento ha recuperado será un complejo de turismo activo y natural
                      Imagen del conjunto rehabilitado de Peón de Arriba, en Carracedelo. AYUNTAMIENTO DE CARRACEDELO
Imagen del conjunto rehabilitado de Peón de Arriba, en Carracedelo. AYUNTAMIENTO DE CARRACEDELO

«Que el pasado se haga presente para proyectar el futuro». Esta frase que resume el proyecto de recuperación del pueblo abandonado de Peón Arriba está grabada a fuego en el ideario del Ayuntamiento de Carracedelo. La puesta en valor de la herencia de quienes estuvieron antes —ya sea patrimonial, arquitectónica y/o cultural— es una de las prioridades de un municipio eminentemente agrícola que lleva años recuperando lo que sin su acción serían ruinas. Y Peón es el mejor ejemplo.

Tras ocho años de pugna, el Ayuntamiento adquirió las viviendas de la antigua aldea y a ellas ha destinado una importante inversión que ya deja ver el resultado. El objetivo es convertir Peón de Arriba en un centro de turismo activo para quienes deseen disfrutar del contacto y las posibilidades de su entorno natural y rural.

Ubicado a casi 700 metros sobre el nivel del mar, este pueblo berciano que fue abandonado hace más de medio siglo es el más alto del municipio de Carracedelo. Tan único es que, pese al abandono de más de cincuenta años, todavía conserva olivos y otros grandes árboles —valor de su microclima— que también forman parte de la postal rehabilitada de una pequeña localidad de tres casas resurgida de las cenizas y con un gran potencial futuro, además sostenible a través de la energía fotovoltaica y de un novedoso sistema de tratamiento de residuos.

Peón es el paradigma del respeto y la recuperación del pasado demostrado por Carracedelo, pero hay muchos ejemplos que hacen honores a ese legado. El Ayuntamiento ha recuperado hornos, palomares (en Santa María de Carracedo está el documentado más antiguo de la provincia, de 1769), molinos y lagares ordenados en una ruta de senderismo que se llama ‘Del pan y del vino’. Es parte de una red de 70 kilómetros de caminos naturales que recorren también otros elementos emblemáticos de la arquitectura, como los dos puentes colgantes de Villadepalos y Villaverde de la Abadía.

No olvidar lo pretérito para asegurar el presente y conjugar un futuro de matiz turístico. Así se resumen la esencia y el trabajo de Carracedelo en materia patrimonial.

Carracedelo es la esencia de Peón de Arriba
Comentarios