sábado 15/8/20

cartas al director

c José Morales Martín escribe de ‘La atención a los mayores’: «No es fácil el equilibrio entre ética y derecho, moral y política, gobernantes y jueces. Menos aún en tiempos de una crisis sanitaria como la actual. Resulta lamentable politizar o judicializar la protesta, pero no lo es menos la tendencia a responsabilizar a los demás sin asumir la propia culpa, como se comprueba en escaramuzas políticas protagonizadas por gente descaradamente cínica. Al final, pagan siempre los más débiles, en este caso, los ancianos, las personas con dependencias varias, quienes están al final de la vida.

Hace ya más tres meses empezaron a publicarse datos escalofriantes sobre la mortalidad en residencias en España, Italia, Francia, Reino Unido, Estados Unidos… Se trata de un problema muy complejo, especialmente aquí, por las grandes diferencias en los planteamientos de unas instalaciones y otras, también en función del precio (se pague a través de la administración pública o de bolsillos particulares).

Aunque no faltan leyes generales en España, casi todo depende de las comunidades autónomas: ‘asuntos sociales’, o su equivalente, no sanidad, aunque tengan un mínimo equipo médico (más bien de enfermería, y de alerta a médicos o a hospitales en caso de urgencia). Crece la inversión exterior en este campo, sobre todo francesa, pero quizá siguen siendo mayoría las residencias más o menos locales, incluso, de gestión casi familiar. Hablar enfáticamente de ‘medicalizar’ resulta más bien propagandístico, cuando falta tanto para universalizar los cuidados paliativos, que debería ser objetivo prioritario».

c Juan García titula su escrito ‘Porque le gusta decir algo’: «Los análisis que de la gestión de la pandemia ha hecho Zapatero en su intento de apuntalar la coalición de Sánchez e Iglesias, solamente sirven para que los españoles agradezcan a la historia el que la pandemia no se desatara en la época del político leonés al frente del ejecutivo. Los deseos incontenibles de que los separatistas —es decir, los que se quieren marchar de España— formen parte del Gobierno como una fórmula aconsejable para lograr la normalidad, solamente pueden tener su origen en una mente que vive de continuo en el jet lag producido por el asiduo visiteo a Venezuela.

Si como muchos piensan, las declaraciones, las comparecencias en los medios y, en definitiva los desvaríos del individuo en cuestión, tienen la finalidad de contrarrestar algunas de los opiniones de Felipe González, solamente cabe afirmar que ni Zapatero puedo llegar a más (ocupándose de González) ni Felipe González puede llegar a menos (con Zapatero ocupándose de él). Lo decía Ganivet: ‘El sabio habla porque debe decir algo; el necio habla porque le gusta decir algo’».

c Luis Alberto Rodríguez Arroyo analiza los ‘Modelos que no funcionan’: «Íbamos a salir mejores y más fuertes según la propaganda del Gobierno. Pero lo cierto es que estamos lejos del eslogan.

Y lo estamos no sólo por la situación epidemiológica del Covid-19, sino por otras muchas circunstancias y/o modelos implantados en nuestro país. El ‘modelo bar/ocio nocturno’ –a pesar de entender la agónica situación de la hostelería y a pesar de ser protagonista de las viñetas gráficas en contraposición a la actividad asistencial de los Centros de Salud— es uno de los que ha demostrado mayor capacidad de contagio, además de las reuniones familiares.

El modelo de inhibición del Gobierno en favor de las autonomías —dada la heterogeneidad de criterio que ello conlleva— tampoco ha ayudado a contener la situación.

El modelo de Monarquía Parlamentaria en un país diezmado social y políticamente por un sistema federal no reconocido oficialmente, y donde se retroalimentan –desde los servicios centrales— constantemente las inquietudes nacionalistas y/o independentistas evitan un objetivo común y la trascendencia de conseguirlo.

El modelo de pacto con minorías políticas insensatas al objeto de conformar una mayoría parlamentaria -artificiosa pero más o menos viable- de Gobierno produce algo de insomnio e impide crecer como país. Todo lo anterior no sólo predispone a rebrotes víricos, sino a perpetuar nuestra más grave enfermedad, la ausencia de soluciones de futuro».

¿Cree necesarias las exigencias que impone la Unión Europea

a los países a cambio de

su respaldo económico?

SÍ 88%

NO 12%

Apoya que se intente un inicio presencial del curso escolar en septiembre con medidas de higiene

y distanciamiento?

cartas al director
Comentarios