miércoles. 29.06.2022

c Pablo Fernández titula su carta ‘Riañu, llionés, y demás majaderías’: «Soy leonés, y provengo de Éscaro, uno de los nueve pueblos inundados por el pantano de Riaño. Hace unos días fui con unos amigos a la que fue la capital de la comarca, y para mi sorpresa, veo escrito un cartel en ese nuevo invento llamado llionés, donde se lee Riañu, Éscaru, etc... Pregunto a mi madre, sobre si en su momento los abuelos lo llamaban así. Nunca, es su respuesta. Busco papeles antiguos, que reafirman la palabra materna. Entonces, ¿por qué nadie nos tiene que decir cómo se llamaban nuestros propios pueblos? ¿Acaso no somos leoneses si no tragamos el sapo de este nuevo lenguaje? Personalmente, nunca me gustó la idea de nuestra comunidad autónoma, pero por lo menos vale para que estos neodictadores lingüísticos no impongan sus delirios».

c María del Carmen García Fernández se pregunta: ‘¿Hasta cuándo el olvido de Pinilla?: «Después de habernos dejado sin nuestro Centro de Salud, a saber hasta cuándo, los vecinos de Pinilla nos encontramos ahora con jardines descuidados, calles sucias, zonas de poca seguridad ciudadana y un aspecto de barrio bastante lamentable.

No debe de ser cosa de gastos y de economía, porque para dejar las farolas encendidas a veces dos y tres días seguidos completos, parece que sí debe de haber dinero. Mal gastado, pero dinero al fin de al cabo.

Esas partidas bien pudieran emplearse en regar los jardines, secos en cuanto han empezado a subir un poco las temperaturas, poco cortados porque en lugar de contratar profesionales expertos se hace trabajar a muchachos jóvenes de forma temporal y así con todo lo demás.

Lo que no vemos es que se haya eliminado el IBI. Seguimos pagando todos los años, y los retrasos llevan su penalización correspondiente. Las que no la tienen son las ratas que campan a sus anchas por algunas zonas del barrio o quienes tienen perros y no recogen sus excrementos. Quizá si el servicio de limpieza de las calles hiciera barridos más completos, las cosas irían de otra manera.

Es buen momento para recordar a la alcaldesa de San Andrés que este barrio también forma parte del municipio. Seguramente de todas estas cosas tomarán nota el año que viene, que tocan elecciones y parece que mejoran las memorias».

c Miguel Ángel Loma Pérez escribre sobre ‘El timo del progresismo’: «En un momento de la historia en que Occidente parece abocado al suicidio demográfico y espiritual, y que ya se cuestiona incluso que existan diferencias entre la verdad y la mentira, el bien y el mal, quienes consideran superados los valores cristianos tenían que encontrar nuevos criterios morales de valoración. Y uno de sus hallazgos estrella ha sido el progresismo; pero basado en un concepto de progreso que ya no significará avance, adelanto y perfeccionamiento humano, sino aquello que determine una ‘elite progresista’ integrada tanto por elevados representantes de la izquierda en cualquiera de sus presentaciones políticas, socioculturales y faranduleras, como por parte de la derecha y del centro, afectados por un indisimulable complejo de inferioridad respecto a aquellos. Una vez determinado por la progresía lo que es progresista (lo bueno) o no progresista (lo malo y facha), su dominio se va imponiendo por mera propaganda si se dispone de medios dóciles de comunicación y una población blandita y maleable».

¿Cree que la Universidad

de León debe apostar más

por el desarrollo del

Campus de Ponferrada?

SÍ 68%

NO 32%

Considera que las instituciones locales deben implicarse para conseguir la segunda fase prevista para el Hostal de San Marcos?

cartas al director
Comentarios