martes. 28.06.2022

c Luis Alberto Rodríguez Arroyo escribe de ‘El miedo del político’: «Unos temen no alcanzar los votos suficientes porque el electorado no elija su papeleta, y otros porque la ola de calor invite a los votantes a relajarse y quedarse en la playa en lugar de acudir a las urnas andaluzas. El miedo a la intención de voto es generalizado entre los candidatos, y es que cuando las encuestas son desfavorables surgen dudas y cuando son lo contrario también. El resultado final es un conjunto de formaciones políticas más atentas a las encuestas y a la ‘mujer/hombre del tiempo’ que a los programas y las propuestas. Así las cosas cabe esperar poco de la gestión de quien sin confiar en sus excelsas posibilidades por el antecedente de una óptima gestión previa o por una propuesta de futuro eficaz y eficiente, apuesta todas sus opciones de victoria a la buena suerte ofrecida por una vaca, a un imprevisto nublado sobre la costa andaluza o a un vuelco de última hora en la elección de la papeleta. No me gustaría votar a un candidato temeroso de sus posibilidades y de las del resto, exento de la tranquilidad que da el saber de antemano lo que desea hacer en los próximos cuatro años y más pendiente del cielo que de la tierra. Lo mismo extiendo la toalla, aunque caigan ‘chuzos de punta’».

c Domingo Martínez reclama ‘Volver a las prioridades’: «¿Cuántas veces, en los últimos tiempos, te has propuesto terminar con semejantes pérdidas de tiempo? ¿Nunca? Pues tienes un problema gordo. Has cambiado tu jerarquía de valores. Antes estabas en lo que hay que estar, ahora estás en simplezas o, al menos, en cuestiones efímeras que podrían resolverse en un ratillo al final del día, en el caso de que tuvieras tiempo. Nos están estropeando la vida. Y esto sin contar todas esas gentes, con frecuencia jóvenes e incluso niños, que se dedican a ver frivolidades o, directamente, pornografía. El sistema, la tecnología, está destrozando la vida de miles y millones de personas. ¿El sistema o la tecnología es malo en sí mismo? No, pero ha desviado trágicamente nuestra vida. ¿Qué es lo más importante en mi vida? Hemos de ser capaces de controlar nuestro tiempo. En la medida en que yo sepa controlar al móvil, en la medida en que vuelva a dedicar mi día a lo verdaderamente importante, estaré en condiciones de ayudar a otros. A quienes tengo a mi alrededor. Y me daré cuenta de que tengo a uno de los hijos en su habitación, con la puerta cerrada, y no sé si está estudiando o está totalmente perdido. Y seré consciente de cuántas cosas estupendas puedo hacer. Pero necesito esa conversión, dejar de lado ese mundo que me esclaviza».

¿Cree que el Ayuntamiento

de León se implica de verdad para captar asuntos como la Agencia Espacial Europea?

SÍ 12%

NO 88%

Considera que el Erasmus Rural será una herramienta eficaz para fijar población en los pueblos y dinamizar su economía?

cartas al director
Comentarios