viernes. 27.01.2023

c Luis Fco. Palomo Domínguez escribe sobre la ‘Escolarizacion de menores: insensibilidad administrativa’: « Mis tres nietos, junto a sus padres se trasladaron a León por motivos laborales del padre, en el mes de agosto de 2022. Solicitan escolarización en centro concertado y cercano al domicilio (la madre es la encargada del cuidado de los niños y está embarazada) para los tres niños de dos, siete y diez años. Inicialmente se les asignan tres centros distintos para los niños (que siempre han acudido juntos al mismo colegio). Después de varias gestiones se asignan a los dos menores al centro San José y al mayor al centro Santa Teresa; el primero, a cinco minutos del domicilio familiar, y el segundo, a trece. El primero, con horario de nueve a tres, el segundo de nueve y media a cinco; el primero, con sistema de educación tradicional y el segundo, con sistema de enseñanza tecnológica. Se elevó queja a la oficina del Procurador del Común, quien entiende el derecho del menor a estar escolarizado junto a sus hermanos. El centro San José solicita expresamente el aumento de ratio para poder escolarizar al menor (en quinto curso), junto a sus hermanos. La administración educativa deniega el aumento de ratio, y ofrece sacar a los dos hermanos del centro San José, al mayor del centro Santa Teresa y propone tres centros públicos y uno concertado todos ellos alejados del domicilio familiar y a distancia considerable, lo que impide la viabilidad de dicha propuesta, amén del carácter de la misma, es decir, para poder respetar el derecho del mayor a estar escolarizado junto a sus hermanos impone el cambiar de centro a los dos menores con una opción de diferente carácter educativo y de inviable aceptación por puros motivos de logística familiar, resolución propuesta, ante las quejas y denuncias, de una administración que canta las bondades de su respeto a los derechos de los menores la conciliación familiar, y la defensa y cuidado de sus ciudadanos».

c Carlos García Valverde titula su carta ‘Pido una muerte digna para mi coche’: «Acaba de entrar en vigor la nueva legislación que va a obligar a más de un centenar de municipios españoles a prohibir la circulación por sus dominios de los vehículos ‘contaminantes’, es decir, los de una cierta edad. Se pretende cortar por lo sano, forzando al españolito de a pie y al de a caballo a renovar el material rodante en aras de un aire más limpio. O sea, a comprarse otro coche, le haga o no le haga falta y pueda o no pueda permitírselo. Y digo yo: después de tantos años e incluso siglos de emponzoñar los aires, ¿tanta prisa hay que no puede dejarse ‘morir’ vegetativamente al parque móvil antiguo? Quiero decir que este tipo de vehículos obsoletos es una raza en vías de desaparición, como es lógico, y creo que bastaría dejarla extinguirse en paz como a cualquier especie animal —que en eso sí que tenemos experiencia— para llegar, no tardando tanto, a la deseada pulcritud eléctrica o a la anhelada combustibilidad verde. Por ejemplo: cuando se instauró la obligatoriedad de los cinturones de seguridad (primero los delanteros y luego también los traseros), no se obligó a los anteriores propietarios de vehículos a incorporarlos, pero al poco tiempo ya todos los automóviles los llevaban, debido a ese «decrecimiento vegetativo» al que antes aludía. Podría haberse hecho lo mismo ahora, pero claro, ¡hay que vender coches como sea!, y a las cabezas pensantes que nos gobiernan no se les ocurre, verbigracia, intentar ¡abaratar! los precios de los vehículos nuevos, propugnando medidas que faciliten su adquisición o financiación; su objetivo está en favorecer a los fabricantes de automoción, en primera instancia, y seguramente también a las compañías eléctricas, que en poco tiempo multiplicarán de nuevo sus beneficios con el crecimiento obligado del parque móvil electrificado. Lo de salvar el planeta es presentado como prioritario, pero para mí que se les ve el plumero, sino dirigirían sus esfuerzos a otras actividades muchísimo más contaminantes, como la industria pesada y la navegación, tanto aérea como marítima, por no hablar de los colosales y super contaminantes «cementerios» de baterías que ya se vislumbran en el horizonte y que ríase usted de los nucleares.

Por otra parte, aquí hay normativas que se dan de trompazos: si yo llevo mi coche religiosamente cada año a pasar la ITV, y lo primero que me miran precisamente es la emisión de gases, certificando oficialmente que dicha emisión es inferior a los niveles considerados perniciosos, ¿por qué me van a prohibir circular con él por calles y calzadas?

En fin, que ruego ¡una muerte digna! para mi coche, por vía natural, y no una eutanasia precipitada, alevosa, torpe y malintencionada».

¿Teme que la salida de

Aspire de la Cultural

devuelva la inestabilidad

al futuro del equipo?

SÍ 96%

NO 4%

Cree que Unicaja debería tener un mejor trato hacia la provincia de León como heredera de

su histórica Caja?

cartas al director
Comentarios