viernes 3/12/21

A la caza del neumococo

Un equipo de enfermería de Primaria de León aboga por la captación activa

ana gaitero

LEÓN

La vacuna del neumococo en personas mayores de 65 años solo alcanza al 40% de la población diana. Para alcanzar al menos el 60% que recomienda Castilla y León, el equipo de enfermería de Atención Primaria de León integrado por Raúl Majo, Ana Rivero y Cristina Díez Flecha presentaron su estrategia de captación activa en el VII Congreso Socinorte que se celebró en León a primeros de octubre.

La vacuna contra el neumococo, que se empezó a población de residencias de mayores en 2001 y se amplía a mayores de 65 años desde 2002. Después de varios cambios, desde 2018 está indicada una pauta secuencial. Se administra a los 65 años la vacuna neumo13 valente y al año siguiente la neumocócica 23. Se trata de prevenir la enfermedad neumocócica invasora y la neumonía por neumococo.

Sin embargo, «la cobertura de la población diana es menor de lo esperado después de las diferentes recomendaciones y actualizaciones», explica Raúl Majo. «Como enfermeros de Atención Primaria queremos seguir incidiendo en la prevención de la enfermedad y en la promoción de la salud», plantean realizar «una captación activa y ocasional» de estas vacunas por parte de la enfermería. Se trata de revisar el estado vacunal de toda la población diana que acude a la consulta (vacuna de la gripe u otros motivos) para detectar los casos de personas que no están vacunadas y aconsejarla y ponerla. Por otro lado, sugieren una captación activa mediante listados extraídos por el servicio territorial de Sanidad de las personas no vacunadas y llamarlas para ofrecer la vacuna del neumococo.

«Planteamos que se aproveche el momento de vacunación de la gripe o la tercera dosis del covid para revisar el estado vacunal y se administre la vacuna del neumococo si hace falta», explica Raúl Majo.

La captación activa no debe reducirse a estos momentos puntuales. «La vacuna del neumococo se puede poner en cualquier época del año, de forma que si un paciente va a tu consulta a hacer una cura, a tomar la tensión o a medir el INR y revisas el estado vacunal y ves que no la tiene puesta se la puedes administrar», añade.

En definitiva, la estrategia debe ser revisar el estado vacunal cuando las personas llegan a la consulta o ir a la búsqueda del paciente no vacunado cuando no llega. Las vacunas, «como ha dejado claro la pandemia, son una herramienta de prevención de enfermedades prevenibles», defiende.

A partir de los 70 años, las sociedades científicas recomiendan poner esta vacuna, pero en España habla de poner una y cada comunidad autónoma tiene una estrategia. En Castilla y León, la recomendación es poner la vacuna neumocócica 13 a los 65 años; a los 66 la 23 y por encima de los 70 no poner la 13 valente de forma activa en la población general. Este año, Castilla y León incluye a las personas institucionalizadas en residencias de mayores independientemente de su edad en la población diana para la vacunación VNV13 valente. «En población de riesgo, inmunodeprimidos, tienen su propia recomendación y en el caso de los bebés —primer año de nacimiento— se introdujo en el calendario vacunal en el 2015 la 13 valente», matiza el enfermero.

Las generaciones intermedias no están incluidas en la estrategia de vacunación del neumococo, puesto que la incidencia es mayor en edades extremas. «Como se está vacunando a los niños desde hace algunos años, dan una protección indirecta a los adultos», apunta Majo.

A la caza del neumococo
Comentarios