viernes. 01.07.2022

Una celebración con carácter en El Molino del Real

El restaurante de San Román de Bembibre ofrece una cocina personal e instalaciones donde no falta nada

A la hora de organizar su boda, las parejas quieren que se lo pongan fácil sin renunciar a un ápice de calidad. Y así trabaja El Molino del Real (San Román de Bembibre) desde 2004. Exclusividad, personalización, atención integral, confianza y compromiso son algunas de las palabras que definen la razón de ser de un restaurante que ofrece a los novios un complejo en el que no falta de nada. El salón nupcial, completamente acondicionado y aclimatado, en el que se celebran los banquetes tiene capacidad para 250 comensales y el interior del restaurante, también perfecto para eventos de formato más reducido, puede acoger hasta a un centenar de personas.

Todo ello enmarcado en una extensa zona ajardinada que huye del artificio y que incluye un cenador de madera, ideal para la realización de enlaces civiles, y una food truck con nombre propio. Se llama La Molineta y es el aderezo que buscan las parejas a la hora del cóctel, durante la barra libre o para el picoteo de la recena. Un parque infantil y una amplia zona de aparcamiento incluida en el recinto del restaurante completan los servicios y son otros puntos a favor.

Hasta ocho menús diferentes conforman la carta nupcial de El Molino del Real de San Román de Bembibre. Las parejas pueden elegir el que mejor se adapte a sus gustos y/o necesidades o pueden diseñar uno propio desde cero, completamente personal. En todos, la base es la misma: una materia prima de calidad y una preparación exquisita para no enmascarar la verdad del producto. Tradición y vanguardismo se dan la mano en cada una de las elaboraciones de este restaurante que se ha ido adaptando a la realidad de cada momento. Tal vez en ese saber hacer y crecer radica el éxito que siempre ha tenido y ha sabido mantener.

El Molino del Real lo organiza todo para que a los novios no les falta de nada y tampoco tengan que preocuparse de ello. Si así lo desean sus clientes, la gerencia del restaurante coordina la decoración floral, el reportaje fotográfico, la decoración del recinto y todo lo que la pareja quiera disponer. De ello se ocupan tanto los propietarios como el equipo de profesionales que hace posible que todo salga según lo previsto. Por tener, El Molino del Real tiene hasta una cerveza artesanal exclusiva que podrán probar los invitados.

Después de dos años marcados por la pandemia en la que muchas parejas dieron marcha atrás con sus planes de boda, la temporada nupcial de este año se acerca con la certeza de una intensa actividad.

Una celebración con carácter en El Molino del Real
Comentarios