domingo 16/1/22
                      Hortalizas de otoño en un campo de cultivo extensivo. efe
Hortalizas de otoño en un campo de cultivo extensivo. efe

dl

La PAC contará con un presupuesto de 386.000 millones de euros, de los que 47.724 millones serán para España.

Entre las novedades, incluirá un apoyo más específico para las pequeñas explotaciones y permitirá más flexibilidad a los países a la hora de adaptar las medidas a las condiciones locales.

Jozé Podgorsek, ministro de Agricultura de Eslovenia, cuyo país preside el Consejo de la UE, dijo en un comunicado que la nueva PAC, cuya negociación se prolongó durante tres años, marca “un hito en la política agrícola europea y sienta las bases para un futuro más justo y sostenible para los agricultores europeos”.

Una de las grandes novedades serán los planes estratégicos nacionales, que permitirán a los países adaptar las disposiciones de la PAC a las necesidades de sus comunidades agrícolas y diseñar el reparto de las ayudas.

Los ecoesquemas

Otra serán los llamados “eco-esquemas” o pagos que supondrán un 25 % de las ayudas directas, otorgados a prácticas beneficiosas para el medio ambiente.

Esta PAC será la más ambiciosa desde el punto de vista medioambiental hasta la fecha, con una cuarta parte de los pagos directos reservados para prácticas agrícolas ecológicas.

También incluirá una dimensión social, destinada a garantizar condiciones de empleo adecuadas para los trabajadores agrícolas.

Los tres reglamentos que componen el paquete de reformas de la PAC (el de los Planes Estratégicos nacionales, el de la organización común de mercados y la regulación sobre la financiación de las ayudas) serán firmados tanto por el Consejo como por el Parlamento y se publicarán en el Diario Oficial.

Los Estados miembros tienen hasta el 1 de enero de 2022 para presentar sus proyectos de planes estratégicos, después de lo cual la Comisión comenzará el proceso de evaluación de los mismos.

Los ecoesquemas son una de las grandes novedades y la que más debate han generado en el sector. Hay dos grupos -ecoesquemas para una agricultura baja en carbono y los de agroecología-, con siete prácticas en total.

En las relacionadas con el carbono se incluyen cuatro acciones posibles: el aumento de la capacidad de sumidero de carbono de los pastos con el impulso del pastoreo extensivo; la agricultura de conservación: la siembra directa (con gestión sostenible de insumos en regadío); la práctica de cubiertas vegetales espontáneas o sembradas en cultivos leñosos; y dichas cubiertas inertes en leñosos.

En los de índole agroecológica se enmarcan las prácticas de mantenimiento y mejora de la biodiversidad mediante la siega sostenible y los espacios de biodiversidad en las superficies de pastos y en tierras de cultivo y cultivos permanentes.

CINCO AÑOS
Comentarios